Opinión

Más allá de los homenajes

Hace 207 años nació el patricio Juan Pablo Duarte. Lo celebramos el pasado 26 de enero, dando inicio al Mes de la Patria, que concluye el 27 de febrero.

Duarte integra esa legión de grandes hombres que han luchado por la libertad de los pueblos latinoamericanos. Su conducta marca la senda a seguir para cada hombre o mujer que incursione en la política.

Sin embargo, qué lejos están muchos políticos, de aquí, y de allá, cuya forma de actuar es la negación, en su máxima expresión, del pensa­miento de aquél que proclamó: “La política no es una especulación; es la ciencia más pura y la más digna, después de la Filosofía, de ocupar las inteligencias nobles”.

Es hora de ir más allá de los homenajes y loor al forjador de nuestra nacionalidad, y pasar de las palabras a los hechos, porque se cae en pura hipocresía cuando se proclaman las virtudes de Duarte, pero se niega con las actuaciones lo que él y sus compañeros de lucha quisieron para nuestro pueblo.

Como estamos a pocos días del proceso electoral del 16 de febrero, recordamos lo que decían nuestros Obispos a los candi­datos, en la Carta Pastoral del 21 de enero: “Urge que las pro­puestas electorales se fundamenten en solución de las necesidades más imperiosas del pueblo dominicano, evitando las intrigas, calumnias y manipulaciones propias de las denominadas “campañas sucias”, así como el despilfarro de recursos económicos en la publicidad desmedida.”

 

Recordar a Duarte es pensar en la dignidad de nuestra gente, y no en los intereses personales y grupales. Ese es el mejor homenaje a su memoria.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar