Salud

Masturbación, segregación por sexos o ‘Gran Hermano’ contra el COVID-19

Cuatro meses después de que se detectara el primer caso del COVID-19 en China y cuando la mitad de la humanidad está confinada, los países siguen luchando contra reloj con estrategias en ocasiones bien dispares pero con un único fin: contener la pandemia y evitar el colapso de sus hospitales.

Desde la segregación por sexos de Panamá, Perú o Colombia y la masturbación recomendada por Argentina e Irlanda, hasta la ‘inmunidad del rebaño’ de Suecia o la hipervigilancia tecnológica de los países asiáticos, los Gobiernos se afanan por vencer a un virus disruptivo que ha desbaratado la economía mundial, infectado a más de 2,4 millones de personas y ocasionado cerca de 165.000 muertes.

‘Hasta que no haya vacuna o tratamiento, lo que único que funciona es el distanciamiento social, pero no hay estrategias mejores o peores para implantarlo porque depende de cada país y de sus realidades socioeconómicas’, dijo a Efe la vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Epidemiología (SOCHEPI), María Paz Bertoglia.

De todos modos, agregó la experta en Salud Pública, ‘este es un virus global y no sirve de nada que a un país le vaya bien, si sus vecinos no son capaces de contener el brote’.

El Gran hermano Asiático

Los países asiáticos son los que hasta ahora mejor han contenido el virus, consiguiendo en muchos casos el difícil equilibrio entre mantener la economía y proteger la sanidad, como Corea del Sur, Singapur o Hong Kong. Su principal aliado ha sido la tecnología y su estrategia, rastrear masivamente y separar a los positivos.

China, la zona cero del virus con 4.632 muertos y cerca de 83.000 contagios, ha desplegado toda su artillería tecnológica, que va desde drones que sobrevuelan ciudades para fumigar, hasta coches-termómetro que patrullan las calles y sensores de movimiento en las entradas de las viviendas para respetar las cuarentenas.

Pero su mayor apuesta son los códigos QR, que se asignan a los ciudadanos en función de su estado de salud y permiten a las autoridades monitorear los movimientos de toda la población.

El denominado ‘Gran Hermano’ chino ha encendido, sin embargo, las alarmas de las organizaciones de derechos humanos, que denuncian que el Gobierno comunista quiere usar la pandemia como excusa para normalizar la vigilancia de la ciudadanía.

‘La rápida adopción de políticas y herramientas tecnológicas estrictas puede acelerar la capacidad de China para rastrear el paradero de los ciudadanos y limitar aún más las libertades’, alertó recientemente el editor para el gigante asiático de Amnistía Internacional, June Ko.

El verso suelto de Europa

Mientras Europa sigue cerrada a cal y canto y la mayoría de los Gobiernos se cuestionan si no hubiese sido mejor confinar antes a la población, hay un país donde los ciudadanos hacen cosas que en el resto del continente se antojan bien lejanas, como salir a cenar o ir a la peluquería: Suecia.

MAS AQUI

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba