Internacionales

Milei: «El Estado es el enemigo» y el comunismo «una enfermedad del alma»

ROMA.- El presidente argentino, Javier Milei, considera que «el Estado es el enemigo, una asociación criminal» y el comunismo, «una enfermedad del alma», al tiempo que asegura que, tras «reconsiderar algunas posiciones», ha empezado a «construir un vínculo positivo» con el papa Francisco, que le recibió este lunes en el Vaticano.

«Filosóficamente soy anarcocapitalista y por lo tanto siento un profundo desprecio por el Estado. Creo que el Estado es el enemigo, creo que el Estado es una asociación criminal», dijo Milei en una entrevista que se transmitirá esta noche en el programa «Quarta Reppublica» de la cadena Retequattro, que ha avanzado algunos extractos.

Milei explica, en la conversación con el periodista Nicola Porro, que él seguramente es «el primer liberal libertario en ser presidente y no es un sentimiento sino una realidad, un hecho», mientras que sobre el Estado dice que es «una organización criminal en la que un grupo de políticos se ponen de acuerdo y deciden utilizar el monopolio para robar los recursos del sector privado».

«Pero en realidad, como decía Oppenheimer, el método que se utiliza en el mercado es la inversión, el comercio, y el método del Estado es precisamente el robo, y por lo tanto el Estado no es solo la mayor organización criminal del mundo, sino también el mayor ladrón estacionario del mundo», enfatiza.

Porque un ladrón ataca de vez en cuando, pero «cada vez que vas a comprar algo en un lugar, te está robando el Estado a través de los impuestos; por lo tanto, el Estado te roba todos los días».

«Conceptualmente, hay que decir que todo esto es muy, muy fuerte, porque hay una situación en la que el liberal libertario -nosotros nos dirigimos al mundo real-, es decir, el debate sobre si debemos entrar o no en política está lleno de ingenuos, casi podría decir tontos, que de hecho piensan que haciendo lo contrario de lo que dice el Estado, consigue resultados», explica.

«Pero el Estado tiene el poder de arrestar a la gente, los políticos no se ven afectados, no ven su poder en juego. Pero en esto me di cuenta de que la única manera de entrar en el sistema era dinamitarlo», añadió.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba