Opinión

¡Mis Frases…El 2020 es Mio! 

Fausto García

“Siempre tengo algo por hacer, pues no tener nada que hacer, es algo por hacer”. (Fausto García).

El día 14 de diciembre del 2019 (creo que desconocía existencia del virus) había elegido el título de esta reflexión y la preparé para los primeros días del 2020.  No obstante, en adición a la celebración del año nuevo, varios acontecimientos importantes se sucedieron en los días posteriores, entre los cuales se destacó y se sigue destacando la expansión y contagio del Covid-19 y las correspondientes secuelas, las cuales todos conocemos, al menos a nivel macro y hasta el momento, pues hay varias más que están a bordo de la nave del tiempo y que bien pronto habrán de llegar a la estación correspondiente.  Todo esto trajo consigo varios cambios y se siguen sucediendo otros, incluidas algunas prioridades que se han impuesto a nivel de las noticias y opiniones en sentido general.  Un caso minúsculo de estos, es dar a conocer ahora este ensayo que estuvo preparado para la época ya señalada. 

Dice una expresión bíblica “que lo escrito, escrito esta” y otra, que “las palabras se las lleva el viento”.  Esto no puede ser más real, pues para mantener lo que escribí aquel día y dado el giro que ha tomado el mundo con la sonada enfermedad, se necesitan dos cosas: una, haber estado escrito; y otra, alta estima y actitud mental, las cuales al existir dan pie a publicar estos propósitos, los cuales, a pesar de las adversidades que enfrentamos, mantengo en alto grado. A seguidas su contenido íntegro: 

En un artículo publicado hace unos años en este mismo medio, relataba la forma como había decidido recopilar las que yo entendía, eran mis frases. Luego, con el auxilio de la tecnología, hace otros tantos años, se me hizo más fácil ver y enterarme de otras tantas frases célebres, dichas por famosos, lo que remarcó en mí el interés por tener bien definidas las mías.  Ya están por ahí, para formar sección o capítulo aparte de la recopilación total de mis escritos, que al menos en forma digital, me propongo hacer, dado el desinterés colectivo por el libro impreso. 

Esto último y muchas cosas más me las he propuesto para este 2020.  He decidido hacer este cierre-apertura de dos décadas, vale decir del 2020, mi año. No se usted, pero yo he determinado hacerlo mío.  Me encantan los quinquenios y los decenios para hacer cosas determinantes en mi vida.  Y no estoy solo en esto, hay muchos más que lo practican, y si usted no es uno de ellos, súmese al equipo que no se arrepentirá.  Ayer 15/12/2019 hablaba con un bibliotecario que paradójicamente vive la mayor parte de su vida en un bosque, es don Félix Fernández, empleado del Parque Central, sobre quien haré algunas puntadas en un próximo paño de letras.  Me decía el mismo que es un abanderado de la evolución, vista esta como cambio, o sea, que todo está en constante movimiento.  Yo creo también en ella, en el sentido así expresado, por eso me gusta trastornar o que se trastornen los ambientes que vivo o frecuento.

 

Uno de los que así lo ven y entiende, -aprovechar los quinquenios para los cambios- es el escritor mexicano Carlos Cuahtemoc Sánchez, célebre por sus libros Sangre de Campeón, Juventud en Éxtasis, Un grito desesperado, etc., de aquellos años en que mis hijos desfilaban por los estudios intermedios.   A propósito de mis frases, las cuales a fin de cuentas no son mías, use por varios años para calzar mis artículos o reflexiones, una del prócer cubano don José Martí, que decía: “Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado”. Para cuando el ex presidente Leonel Fernández hizo uso de ella en una de sus alocuciones-producciones, ya la había dejado de usar, sustituyéndola por “Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos”, atribuida a Gabriel García Márquez, pero al tiempo leí que no era en verdad suya. Entonces, fue cunado decidí, para acabar con posibles errores, usar de las mías, cuya originalidad nunca será cuestionada.  Fue cuando empecé a utilizar la que estuvo en escena hasta la producción anterior, vale recordarla: “La vida y sus cosas son de forma y de fondo.  Lamentablemente, hay quienes pierden el fondo, por estar guardando las formas”.

Al cerrar un quinquenio-decenio, y en coherencia con lo antes dicho, ya para esta entrega, note que aparece una nueva: “Siempre tengo algo por hacer, pues no tener nada que hacer, es algo por hacer”.  Esta me fue dada el 21/12/19. El 26/12/2019 recibía la que entendía era la última, al menos a esa fecha, y la comparto a seguidas con ustedes y con ella me despido por hoy: “No pierda el norte de su vida, pues este, le asegura conocer los demás puntos existenciales”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar