Editorial

Miss Universe

República Dominicana dejó pasar una buena oportunidad al declinar la posibilidad de entrar en la contienda para realizar el próximo concurso Miss Universe, el cual se llevó El Salvador.

Es cierto es que el evento puede tener sus conflictos con las líneas más conservadoras del país, pero también es correcto que este evento tiene una proyección internacional para nada despreciable de aquellos destinos que lo acogen como sede.

Dada la intensa campaña para levantar el turismo, sería bueno tener el concurso en la mira y batallar por la próxima sede disponible, así como apoyar la puesta en escena de nuestra próxima candidata, a la luz del buen papel que hizo Andreína Martínez.

Este concurso se proyecta en decenas de países y tiene millones de seguidores en el mundo entero, por lo que no parece ser mal negocio.

Puerto Rico, nuestro vecino, lo ha tratado en diversas ocasiones en el pasado con muy buenos resultados.

Tomen nota en el gobierno y el sector privado de cara al futuro, pues los concursos de belleza no tienen que ser vistos con desconfianza.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba