Editorial

Momento delicado

La República Dominicana está tranquila en sentido general, pero tiene una situación delicada. En un ambiente así, es claro que cualquier mal manejo puede ser la chispa que convierta el cuadro actual en una crisis que afecte la vida social, política y económica.

Las bombas lacrimógenas a los manifestantes frente a la Junta Central Electoral (JCE) ha sido una imprudencia de quienes no parecen comprender la delicadeza del momento. Ha sido una provocación que incita a la indignación.

Sobre todo, las autoridades nacionales deben evitar excesos contra quienes expresan sus quejas por la situación del país. Y la JCE debe trabajar con los partidos políticos para salir a flote con el calendario electoral vigente.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba