Editorial

Necesitamos la fuerza de la comunidad

Hoy más que nunca necesitamos la fuerza de las comunidades para coadyuvar con el Gobierno en la lucha contra este terrible mal que es la covid-19, un engendro del coronavirus. La sociedad está integrada por comunidades y estas por individuos, es decir, por personas, hombres y mujeres, que son los niños, adolescentes, jóvenes, adultos y mayores. Todos formamos parte de una gran comunidad, la sociedad, y de pequeñas, medianas o grandes comunidades. En estas comunidades hay fuerza, voluntad, inteligencia, recursos, iniciativas, creatividad. Exactamente todo lo que necesitamos para seguir enfrentando a la covid-19 hasta que frene y deje de afectar vidas y lesionar bienes. La familia es una comunidad, los clubes culturales y deportivos son comunidades, las sociedades de las escuelas son comunidades, las iglesias y congregaciones son comunidades, las sociedades y los colegios profesionales son comunidades, los sindicatos son comunidades, las organizaciones patronales y de intereses específicos son comunidades… todos somos comunidades. El país necesita que cada una de estas comunidades actúe en sus respectivos ámbitos, y es mucho, muchísimo, lo que pueden hacer. Pueden orientar, pueden ayudar a organizar sus miembros, a empujarlos a que cumplan las medidas básicas que pueden librarles del coronavirus, pueden suplir alimentos, ayudar a higienizar las calles y las viviendas con agua y cloro, pueden orientar a los que necesiten fortaleza emocional y espiritual, en fin, cada comunidad tiene una mochila llena de fuerza, voluntad, inteligencia, recursos, iniciativas, creatividad que puede aportar y que nos hace mucha falta. El Gobierno puede hacer muchas cosas, y las está haciendo, pero no puede hacerlas todas. Pongamos todos los hombros y venceremos a la covid-19.

Evitemos distraernos

Vamos a concentrarnos en la única urgencia que tiene el país en estos momentos, que no puede ser otra que adoptar todas las medidas necesarias para evitar la expansión del coronavirus. Cualquier otro tema, importante por sí mismo, es una distracción inconveniente. Planteamos recientemente que el Gobierno tiene que evitar la tentación política, y la sociedad debe estar vigilante. Pero dejemos el tema de las elecciones de mayo para otro momento, digamos que para mediados del mes que viene. Ahora, luchemos de manera unánime contra el coronavirus.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba