Editorial

Ni tanto ni tan poco

República Dominicana lucha denodadamente contra el coronavirus, que ha contagiado a más de dos millones de personas y provocado más de 28 mil muertos en todo el mundo, pero no se corresponde con la verdad intuir que el gentilicio nacional fracasará en su propósito de contener cuanto antes esa pandemia.
Tampoco parece prudente vaticinar que la economía quedaría sepultada durante muchos años por los estragos causados por la covid-19 al aparato productivo y los efectos derivados de una previsible crisis global, porque validar ese lúgubre presagio sería como resignarse a morir en la víspera.
A contrapelo de la expresión aquella de que “mal de muchos, consuelo de tontos”, vale la pena resaltar que organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM), han señalado que solo la economía dominicana y de Surinam se librarán de ingresar a la recesión en 2020.
En la zona marítima de Surinam se han descubierto enormes depósitos de petróleo, que ya la transnacional estadounidense Exxon se dispone a extraer, procesar y exportar, por lo que el FMI prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) de esa isla se incrementaría este ano en 58%.
A causa del coronavirus, la economía de México decrecerá un 6,6%; Estados Unidos, 5,9%; Canadá, 6,2%; Brasil, 5,3%; Chile, 4,2%; Perú 2,4% y Venezuela, 15%. Las economías de Centroamérica y el Caribe también experimentarán caídas moderadas a severas, pero en conjunto decrecerán a 3.0% y 2.0%, respectivamente.
No se niega que la pandemia inflige un duro golpe a la economía dominicana, cuyo crecimiento se reduciría a cero, lo que significa descender más de un 4%, en relación con lo alcanzado en 2019, pero no ingresará en el laberinto de la recesión, además de que ha sido costumbre que el PIB dominicano cierre con un crecimiento mayor al previsto por organismos multilaterales.
Tanto el Fondo Monetario como el Banco Mundial vaticinan que todas las economías latinoamericanas, con excepción de Argentina y Venezuela, experimentarán crecimiento moderado para 2021, incluida la dominicana, cuyo PIB retornaría a su potencial (4,5%).
Lo que Gobierno, clase política y sociedad civil deberían transmitir a la población es que el coronavirus será contenido y reducido a su mínima expresión y que, aunque en principio muy lacerada, la economía dominicana va a recuperarse antes de que concluya 2021, para lo que se requiere de unidad, firmeza, determinación, competencia y buen juicio.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba