Internacionales

Nueva York baila en las calles el triunfo de Biden

La ciudad sale a las calles a borrar las lágrimas de hace cuatro años

En un día inesperadamente cálido de noviembre muchos neoyorquinos se enteraron por las bocinas de los carros y los gritos de los vecinos asomados a las ventanas de que las elecciones del 3 de noviembre ya tenían ganador, Joe Biden. Donald Trump se convertía así en presidente de un sólo periodo.

“Alivio y emoción”, explicaba Colin Sullivan, un vecino de Bedford Stuyvesant en Brooklyn, un barrio donde los carteles de Black Lives Matter siguen colgados en las ventanas de muchas casas. “Se que la gente del sur de Brooklyn no dará la bienvenida a este resultado y que hay otros vecindarios que apoyan más a Trump, pero no en este”, explicaba.

Ese alivio y emoción se transformó en alegría en una ciudad que cuatro años atrás recibió la noticia de la victoria de Trump con estupor. En 2016 quien escribe estas líneas vio llorar a neoyorquinos en el metro la mañana siguiente a las elecciones, cuatro años más tarde Nueva York baila en las calles.

Sentado en las escaleras de un brownstone en Brooklyn, W– y lo dejamos en inicial porque así se identificó–, explicaba que estaba considerando algo “que ahora es un hecho. Ya tenemos a una mujer como vicepresidenta. Lo tenía en mi cabeza pero algo ocultado por otros pensamientos. Ahora se siente muy diferente”, explicaba con satisfacción mientras se le adivinaba una sonrisa tras la mascarilla.

Kamala Harris, una mujer estadounidense de madre india y padre jamaicano, es la vicepresidenta electa y la imagen de la América más diversa.

Cacerolas, bocinas, gritos, instrumentos musicales, cualquier cosa que hiciera ruido le ha valido a los neoyorquinos para celebrar que su voto, el que mayoritariamente ha dado el Colegio Electoral de este estado a Biden, cuenta esta vez. La fiesta cruzaba la isla desde Harlem a SoHo, pasando por el Upper Weat Side y llegaba a Queens.

En Brooklyn alguien se apresuró a poner el titular de última hora a la pancarta./El Diario

En las sedes de las organizaciones comunitarias, básicas en la convivencia de la ciudad, se dio la bienvenida a lo que se espera que sea una nueva era.

La voz de los inmigrantes

Yesenia Mata, directora ejecutiva del Centro de Derechos de Inmigrantes de La Colmena resumió el significado de la victoria de Biden y Harris en dos frases: “No más niños en jaulas, no más familias separadas, no más ataques a la comunidad inmigrante, es el momento de una reforma inmigratoria audaz. Aseguraremos de que este nuevo presidente es responsable”.

Make The Road compartía en un comunicado que sus miembros tienen motivos para la celebración después de haber movilizado con 2.5 millones de llamadas y mas de dos millones de mensajes de texto a votantes en Pensilvania, Nevada, Nueva York y Nueva Jersey. El objetivo ha sido movilizar a las comunidades negra y latina y personas de bajos recursos para que las urnas abrieran la puerta a otra política.

“Han pedido a los votantes que demanden una reforma inmigratoria humana, responsabilidad policía, derechos para trabajadores e inquilinos además de la comunidad trans, intersex y queer”, comentaban en un comunicado en el que Javier Valdés, codirector ejecutivo de esta organización lamentaba los cuatro años “de políticas racistas e inhumanas ademas de una retórica que ha dejado coja a nuestra nación”. “Nuestras comunidades han votado por un futuro mejor”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba