Destacada

Obispo afirma contaminación convierte río Yaque del Norte en cloaca

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago, monseñor Carlos Tomás Morel Diplán, calificó como peligrosa la permisibilidad con la que son destruidos los recursos naturales, a cambio de dinero, y afirmó que la contaminación está convirtiendo en una cloaca al río Yaque del Norte.

Al oficial una eucaristía en la Catedral Santiago Apóstol, con motivo  del Día Mundial del Medio Ambiente, recién el pasado miércoles, monseñor Morel Diplán atribuyó esa problemática al individualismo, que solo piensa en los negocios y ganancias.

“Salga de aquí y vea cómo está el famoso Yaque del Norte, con tantos poemas, cánticos y romances,  hoy es casi una cloaca, por el individualismo de mucha gente que solo ha pensado en sí, en sus negocios y sus ganancias”, expresó.

Asimismo, apeló a la conciencia ecológica para cuidar el planeta tierra por encima de los beneficios económicos, además, instó promover la conversión ambiental desde las escuelas, así como racionalizar el agua y los recursos naturales.

El prelado católico observó que todo lo que está sucediendo no es fruto de una situación casual, sino de una consecuencia de las acciones de los humanos.

Deploró  que se quiere aprovechar recursos como el oro, la madera, el agua, de una manera indiscriminada y egoísta, al tiempo de lamentar  que muchos se olviden que hay una comunidad y provoquen que el mundo se vaya atomizando.

Con el agua-enfatizó- si tú no la compras, no la tomas, y todo esto por el individualismo, y miramos eso como normal, y eso no es así, es que tres o cuatro se han querido adueñar e individualizar el país, a la sociedad y cada uno quiere hacer lo suyo.

Monseñor Carlos Tomás Morel Diplán enjuició la actitud de egoísmo, individualismo y consumismo que se está moviendo en el mundo, que es la responsable de lo que se está viviendo.

Observó que la ambición humana es uno de los males que están afectando la sociedad, subrayando que  aquel que depreda, que daña, que ensucia, que provoca ruidos y daños a la naturaleza  tiene su origen en el egoísmo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba