Editorial

Obligación de ayuda

El Instituto Duartiano denunció un incremento en el número de partos de mujeres haitianas en hospitales públicos de nuestro país. También un incremento en las consultas a nacionales de ese país, todo ello, a pesar de que se elevó el precio que debe abonarse por ello.

Más que verlo como un problema hay que aplaudirlo como otro gesto más de solidaridad con un pueblo que necesita ayuda urgente para resolver sus dificultades.

El problema no es que los haitianos vengan a recibir atención médica al país, el problema es que se haga por medio de bandas que operan con la complicidad de elementos locales. Esos son los traidores de que hablaba Duarte quien nos recuerda en su Ideario que no podemos olvidar nuestras obligaciones humanitarias “para con los extraños, a quienes también se les debe justicia, (y) de los deberes que impone la filantropía”.

Por supuesto, esa ayuda, a la cual deberían colaborar las naciones desarrolladas, no puede ir en desmedro de la atención que deben recibir todos los dominicanos en nuestros hospitales públicos. Ese es el punto.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba