Editorial

Oposición sin sentido

¿Alguien se ha puesto a analizar por qué los usuarios de teléfonos celulares y de la televisión por cable pagan puntualmente sus deudas con las empresas privadas que prestan esos servicios y sin embargo se niegan a pagar a las empresas públicas de electricidad (sin la cual no cargarían las baterías de los celulares ni podrían ver la televisión), de agua potable y de basura?

Algunos dirán porque las primeras empresas dan un servicio eficiente y las públicas no. Claro, esta aseveración no se puede probar porque si el cien por ciento de los usuarios de electricidad pagara la energía, el agua y la basura, sin dudas que estos servicios también serían eficientes.

Otros dirán que por la corrupción. Si fuese así, ¿por qué se oponen a poner gerentes privados, no políticos, a administrar esos servicios?

La única racionalidad perversa que explica la oposición a que se realicen alianzas público-privadas en servicios que son indispensables para el bienestar y la salud de la gente, es seguirse beneficiando de la corrupción personal de no pagar por un servicio que se recibe.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba