Internacionales

OPS sobre Coronavirus: Lo peor está por llegar

Miami- La Organización Panameri­cana de la Salud(OPS) ins­tó ayer a los gobiernos de Latinoamérica y el Caribe a mantener las medidas de distanciamiento social.

“Implementar las medi­das requeridas para frenar el COVID-19 puede provocar trastornos, pero no hacerlo sería arriesgar la prolonga­ción de esta crisis”, manifes­tó Carissa Etienne, directora de la OPS. “Quitarlas dema­siado pronto podría tener el efecto opuesto y llevar a una segunda ola de casos de CO­VID-19, extendiendo el su­frimiento y la incertidumbre socioeconómica en el largo plazo”.

En una videoconferen­cia desde la sede de la or­ganización en Washington, Etienne pidió a los gobiernos que “no se equivoquen” por­que la actividad económica sólo regresará a su plenitud cuando la gente se sienta a  salvo y sienta que las autori­dades están haciendo todo a su alcance para protegerla.

Más de 1,9 millón de per­sonas han contraído CO­VID-19 en todo el mundo y 123.000 han muerto, de acuerdo con el Centro de Ciencias e Ingeniería de Siste­mas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobier­nos y las autoridades de salud de cada país. Más de 465.000 se han recuperado.

En la región se registran más de 65.500 contagios y unas 2.700 muertes.

El gobierno mexicano ne­gó que falten insumos para proteger al personal de la sa­lud que atiende a los pacien­tes con COVID-19 y pidió a la sociedad que denuncie si al­guien está obstaculizando su entrega en medio de las pro­testas del personal sanitario.

El vocero del gobierno mexicano para la pande­mia, Hugo López-Gatell, in­sistió en una conferencia de prensa junto al presiden­te Andrés Manuel López Obrador que los equipos de protección fueron adquiri­dos, transportados y entre­gados. “Si no están donde deben estar, alguien está obstaculizando”, agregó. Las primeras grandes com­pras de insumos llegaron este mes a través de un puente aé­reo con China. Según López-Gatell, el material se envió a los almacenes estatales, lue­go a los locales y después a las unidades de salud.

Pero el Instituto Mexicano del Seguro Social reconoció recientemente la existencia de brotes de coronavirus en cinco hospitales públicos, la infección de al menos 535 sa­nitarios y la muerte de nueve.

El gobierno ha atribui­do las protestas en algu­nos centros de salud y las denuncias públicas, en al­gunos casos de artistas o personajes populares, a cuestiones políticas.

México agilizó esta semana la contratación de médicos y enfermeras, cientos de los cuales se amontonaron para entregar sus papeles con la es­peranza de poder conseguir un trabajo.

“La falta de insumos siem­pre ha existido pero ahorita todo el mundo está más al­terado… la incertidumbre es mayor”, comentó Álvaro Martínez, un anestesiólogo que esperaba su turno sen­tado junto a su esposa en un centro de reclutamiento del este de la Ciudad de México.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba