Editorial

Un pacto por la vida

Este es el tiempo de la felicidad y todos los dominicanos merecen disfrutarla, en paz y en unidad familiar.

Los días de asueto que comprende la festividad religiosa más importante del catolicismo mundial invitan a un recogimiento, pero también a la alegría que produce el reencuentro de las familias.

En la Nochebuena de mañana y en la celebración, al día siguiente del nacimiento del hijo de Dios en la tierra (natívitas o Navidad), los creyentes encuentran un espacio para recordar aquel acontecimiento y renovar su fe en el padre Dios, en su hijo y en la Iglesia que recoge su evangelio.

Los que no comparten estas formas de festejos religiosos, en las que por lo regular la familia se reúne en una cena y en ritos de la Iglesia, otros se inclinan por celebrar a su modo, generalmente con profusión de bebidas alcohólicas y soberbias comilonas.

En un ambiente como este lo deseable es evitar conflictos, tragedias,excesos del comer y el beber e incurrir en otros desenfrenos que alteren el derecho de los demás a disfrutar estos días del mejor modo.

Ya está activo desde ayer el operativo “Un pacto por la vida, Navidad Segura 2019”, bajo el cual se han desplegado miles de policías, agentes de carreteras y autopistas, personal de primeros auxilios, médicos y paramédicos; más de 350 unidades motorizadas en todas las autopistas, además de ambulancias y grúas para asistir a los ciudadanos en casos de emergencia.

Es este un extraordinario esfuerzo de prevención y de seguridad que la ciudadanía debe apreciar y contribuir a su éxito.

Un pacto por la vida, como este, es un llamado a la prudencia, al cuidado, a la serenidad, a cultivar el espíritu de la solidaridad y a apostar por un asueto sin muertes ni heridos por culpa de los excesos al volante, o las borracheras y las juergas descontroladas.

Hagámoslo una esplendente realidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba