Editorial

Pandemia de triple efecto

Los ataques del virus SARS-CoV-2 a la salud colectiva que incluyen altos riesgos de muerte, han persistido con las angustiantes compañías de trastornos emocionales, estrés y pánico que debilitan defensas orgánicas y una contracción economía que deja a la gente sin empleos para ganarse la vida y a los negocios acumulando pérdidas que amenazan su existencia.

Son tres calamidades a la vez que fuerzan a las autoridades y a los gobernados a emplearse equilibradamente para superarlas.

La reducción del toque de queda, siempre con la posibilidad de volver atrás si resurgen extralimitaciones ciudadanas, llega con una luz al final del túnel encendida por la atenuación de contagios con índices esperanzadores, y el flujo en marcha de la vacunación con extraordinario interés colectivo por las dosis.

Con estos pasos no se está dando autorización para despojarse de mascarillas ni para congestionar locales con ruptura de distancias mínimas entre los concurrentes, inobservancias que será necesario combatir con toda energía aunque se haya reducido el horario de confinamiento.

Procede una disminución gradual de restricciones que todavía tienen aulas vacías que atrasan la educación y una asfixiante parálisis en el entretenimiento que ya lleva un año completo.

Conviene abrir brechas para introducirse en un cauto proceso de normalización. Las privaciones han erosionado la forma ordinaria de vivir.

El carbón bajo condena total

Llega ya a máxima intensidad el rechazo de países miembros de las Naciones Unidas al combustible fósil más sucio y de incidencia en las alteraciones del clima.

El éxito de la lucha contra la degradación del aire atribuida a gases, expelidos principalmente por generadores de electricidad a base de carbón, depende de que se abandone cuanto antes el empleo de ese mineral.

Con total desprecio a las descalificaciones que arreciaron contra el carbón en los últimos decenios, el Estado dominicano asumió una apresurada e inexplicable preferencia por la peor opción.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba