Opinión

¿Para qué sirve un asesor del presidente?

Abinader aumentó el salario de los asesores. Si bien el presidente Luis Abinader ha eliminado muchas nóminas paralelas y nominillas para ahorrarle dinero al estado, por otro lado está nombrando decenas de asesores del presidente y en otras áreas. Y es oportuno preguntarle ¿Para qué sirve un asesor presidencial?
 
En la democracia de balance y contrapeso el presidente necesita a los ministros y a su gabinete de gobierno para negociar y aplicar las políticas públicas, pero utilizar asesores presidenciales, aunque es una rutina nombrarlos, no es relevante y plantea un dilema con ministros.
 
Cuando el presidente va a tomar una decisión difícil e impopular lo usual es asesorarse de su ministro y pedirle sus recomendaciones pues junto conforma el gabinete que se encarga de todas las actividades oficiales de seguridad, finanzas etc. pero no busca a su asesor.
 
Lo inverosímil es que el cargo de asesor no existe en la Constitucion ni en las leyes como el de Ministro pero se sigue escogiendo a pesar de que despierta recelo toda vez que es quien le susurra al presidente al oído lo que está pasando bien o mal en cada área del estado.
 
Aunque le asignan funciones se trata de formalismo. En la realidad son botellas que ni tienen una oficina para realizar su trabajo, ni tienen horarios de trabajos, ni hacen informes rutinarios para el presidente y se han convertido en funcionarios del reparto político.
La RD debiera copiar de otros países donde se nombran asesores a profesionales del derecho, técnicos, académicos, ambientalistas y científicos para darle informaciones objetivas al presidente cuando este lo solicite, pero aquí aunque algunos trabajan la mayoría no.
 
El pasado gobierno nombró a 38 asesores con funciones de ministros y directores y sin incluir a Eliseo Pérez García que fue honorífico, la nómina ascendía a más de 3.5 millones y Abinader ha hecho lo mismo nombrando más de 20 asesores que devengan más de $3.1 millones.
 
Si comparamos los salarios de las dos nóminas de asesores, veremos que Abinader acaba de duplicar estos salarios. Y por los cargos, son duplicidades de funciones y también un gasto innecesario que desdice mucho de las promesas de sanear y transparentar el gobierno.
 
Luis Abinader tiene tres asesores honoríficos: Monseñor Agripino Núñez Collados, Emilio Alcedo Reyes Vargas y Roberto Santana, quien tiene la función de modernizar las prisiones. Mientras que Milagros Ortiz Bosch es asesora y directora de ética con salario de $350 mil.
 
Lo ideal sería instruir a esos asesores para hacer cada uno un informe de cómo se resuelve el problema del agua, la electricidad, el transporte, la delincuencia, la corrupción, y la carestía de la comida porque si llegamos al 2024 y todo sigue igual, el gobierno de Abinader tendrá que vérsela con el pueblo para evaluar su desempeño.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba