Editorial

Parece legal, pero no lo es

No hay dudas de que el sistema de Compras y Contrataciones del Estado ha tenido avances apreciables en los últimos años. Ha aumentado la cantidad de empresas participantes, muchas de ellas Pymes, que además son beneficiarias de un porcentaje de las compras que realiza el Estado dominicano, entre otros logros apreciables.

Pero tiene un virus nocivo que lo está matando: el sistema de compras no tiene un mecanismo de control de las empresas que participan en los concursos.

Es de todos conocido que en las compras gubernamentales hay muchas “mancuernas”; que la declaratoria de urgencia de las compras oculta grandes complicidades y arreglos por debajo de la mesa y que el “negocio” está arreglado para que todo parezca legal y justo.

Pero no es así. Se juega con los plazos; varias empresas distintas que participan son del mismo dueño y así parece que el concurso fue “participativo” y que otras empresas no son de las personas que aparecen como sus “dueños”, sino de personas ligadas al poder político. El tema no es de funcionarios honestos en Compras. Es el sistema que bota pus por doquier.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba