Editorial

Un paso firme para llegar lejos

Reintegrarse hoy a las clases en aras de una continuidad, como si no hubiera existido la interrupción navideña que dejó desolada las aulas del país, sería una marca de éxito; un triunfo del interés y de reconocimiento a la importancia que reviste la enseñanza como medio primordial en la marcha de la nación. Un apego estricto al calendario lectivo en reafirmación del compromiso de superar con presteza la baja de calidad de formación recientemente registrada en una etapa clave de la adquisición de conocimientos. Un tiempo obligadamente aprovechable para la capacitación ciudadana transcurre por la niñez y la adolescencia. Es cuando el cumplimiento del deber en el ejercicio del derecho a la educación contribuye a sembrar en mentes jóvenes un mayor sentido de responsabilidad para consigo mismo.

Un acto aparentemente secundario como es presentarse con puntualidad de fecha y hora a la labor docente, tras prolongados asuetos e informalidades, indica, de cualquier modo, que toda gran causa necesita mucho del detalle que conduce a ella. La asistencia asidua se traduce (¡oh Perogrullo que tanto apareces!) en reducción del elevado ausentismo que de viejo se registra en las escuelas del sistema público. El liderazgo magisterial debe brillar con motivaciones al regreso constructivo, aunque influye que los padres y tutores pongan todo el empeño necesario. Por sus frutos los conoceréis.

Reafirmación  de compromiso

Por justicia, precisamente, la celebración hoy del día del Poder Judicial obliga a tener presente y reconocer a los integrantes de estrados y funciones dirigenciales que aún en precariedad de recursos y medios por algunas debilidades institucionales y de recursos (nunca reciben por presupuesto todo lo que procede) ejercen sus roles con integridad, independencia e imparcialidad, en contraste con aquellos que fallan. Es difícil establecer con precisión quiénes están en mayoría. La meta indeclinable de la agenda nacional a resaltarse en esta fecha es que la virtud prime fehacientemente gracias a ejercicios de poder para alcanzar los altos niveles de confianza que en la sociedad deben merecer los tribunales por el manejo objetivo de procesos hasta fallar justicieramente, fortalecer derechos y ser eficaces ante la corrupción y delitos comunes.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba