Opinión

Pensando en voz alta

Dr. Frank Espino

“Cuando los ojos ven lo que nunca vieron, el corazón siente lo que nunca sintió” Baltazar Gracián 

La expresión de  “pensando en voz alta”  es muy conocida en nuestro argot popular. Algunos les dan una connotación de locura, otros simplemente dicen que es una expresión de reafirmar lo que nos pasa por la mente.

Hacemos una deducción que muchos acontecimientos sean nostálgicos o alegres deben tener una tipo de expresión, que se traduce con lágrimas, llantos o sonrisas, o un grito peyorativo.

¡Los dominicanos somos alegres por herencia! Las preocupaciones se convierten en “cherchas” para algunos. Para otros un signo de chiste o sátira.

Nunca se me olvida con una crisis de hubo en los años 90,s donde se había agotado el combustible vehicular, muchos ciudadanos iban a los centros de expendios de gasolina, con sus vehículos en largas colas, tanques, garrafón, y acompañaban esas horas agotadoras de juegos de dominós, barajas, sus mesas, sillas unos que otros instrumentos de diversión,   y algunos con  tragos de alcohol, hasta que pudieran llegar a sus respectivos hogares, que en ocasiones sin el deseado combustible, por que se había agotado y al otro día, el mismo relajo sin inmutarse.

Ahora estoy viendo un tipo de protesta que resulta hasta cierto punto graciosa. Pues en calles y avenidas en algunas localidades donde no se les ha asfaltado “celebran cumpleaños” a las destartaladas vías. Prenden velones. Y hasta matas de plátanos siembran, una expresión que sabe a pueblo.

Como  no salimos de crisis en crisis en el país, también hemos visto como suenan las cacerolas. Damas, caballeros, jóvenes y hasta niños, cuando los precios de los alimentos, suben   o escasean, y en esta oportunidad por la suspension de las elecciones del 15 de febrero del 2020

También hemos visto como a través de  las redes sociales, nos bombardean con cientos de  caricaturas de políticos y figuras públicas que si muchos de ellos se enteraran, les sirvieran como terapia correctiva.  Los menos serios se sentirían como peces en aguas porque que no les importa nada.

Indiscutiblemente estos tiempos de libertad en nuestro país, han servido para que todos nosotros, en mayor o menor grado,  a través de este tipo de escritura en periódicos, revistas, radio, televisión, las redes sociales a través del Internet han logrado que muchas actitudes sean cambiadas, otras  sean aportes de superación.

¡No me extrañaría que los artistas de Bellas Artes, tengan que vestirse de payasos, andar con una trompeta o maquillarse en las esquinas para pedir una aumento justo a su trabajo en el arte!

Si de algo ha  valido todos estos sacrificios en el ejerció de la comunicación, es para todo aquel que sienta una idea, se sienta “golpeado” pueda hablar abiertamente.

Todos debemos elevar nuestra voz cuando no se refleje positivamente el beneficio para la población.   Nuestras  necesidades son muchas y variadas  en todos los sentidos: trabajo,  educación, salud, justicia bien aplicada, sistema vial, conducta ética y moral, un stop a la corrupción.

No debemos sentirnos mal, cuando todos aquellos que luchan desde sus respectivos puestos, denuncien, exijan, exclamen que debemos cambiar en todos los aspectos. Se darán cuenta que muchos, sin estar locos, “piensan en voz alta”.

El autor es médico, escritor y profesor universitario

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba