Internacionales

Popularidad de Trump sube como la espuma, pese a las acusaciones

Horas después de convertirse en el primer expresidente estadounidense en comparecer ante un juez acusado de cargos penales, el 5 de abril, Donald Trump se dio un baño de masas ante sus seguidores.

El político acaparó la atención mediática en todo el mundo mientras denunciaba ser víctima de una “caza de brujas”. Cuatro meses y tres imputaciones después, la popularidad del exmandatario sube como la espuma y es el gran favorito para ganar unas primarias republicanas con pocas opciones para sus contrincantes.

Como ya hiciera durante su mandato en la Casa Blanca, Trump recurre a publicaciones incendiarias en su red social Truth Social, organiza mítines multitudinarios tras comparecer ante el juez e incluso autoriza retransmisiones en directo de su camino hacia los juzgados, algunas grabadas desde el interior de su coche. El expresidente y su equipo tienen clara su estrategia y parece funcionarles: máxima exposición pública.

Con cada imputación, los medios se agolpan ante los tribunales, los seguidores se movilizan para mostrar su apoyo a Trump, e incluso se han iniciado recaudaciones de fondos para hacer frente a sus gastos legales, que van en aumento. Su equipo incluso puso a la venta camisetas con su cara y la frase ‘Not guilty’ (No culpable) que ofrecían a cambio de donaciones. El fenómeno Trump no frena y parece remar contra las graves acusaciones que le persiguen.

El político republicano se ha servido de Truth Social para informar sobre los procesos judiciales que enfrenta. En sus mensajes ha arremetido contra jueces y fiscales, ha cuestionado la validez de los casos y ha llamado a «protestar» a sus seguidores. Así lo hicieron este jueves a las puertas de la cárcel del condado de Fulton, donde se entregó por su última imputación, con mensajes como ‘Trump inocente’ o ‘Trump no ha hecho nada malo’ estampados en pancartas y camisetas.

«Trump hace todo lo posible para sacar provecho político de sus problemas legales, al menos fuera de los tribunales. Se llama a sí mismo víctima, proclama su inocencia en redes y ha intentado vender camisetas con su foto», expone a RTVE.es el profesor de Ciencia Política de la Universidad Católica de América, Matthew N. Green, que señala que las imputaciones «despiertan simpatía entre algunos republicanos, que las ven como una prueba de que está siendo víctima de los demócratas».

La profesora de Brown cree, sin embargo, que con cuatro imputaciones y cuatro juicios a la vista, Trump “tendrá que gastar mucho tiempo y dinero en sus tácticas de miedo, y eso hará que sea menos atractivo para los votantes independientes que necesita para ganar las elecciones generales”.

Las cuatro imputaciones de Trump

Sumando todos los cargos, Trump podría ser condenado a hasta 76 años y medio de cárcel. La de Georgia, por manipular presuntamente los resultados electorales de 2020 en ese estado, es la última de cuatro imputaciones que cada vez han ido causando menos sorpresa y que el exmandatario se empeña en encajar en el relato de denuncia de una “caza de brujas” de la que ya hablaba desde la Casa Blanca.

«Trump ha conseguido que todo el proceso se vea transformado en un espectáculo en el que cada imputación es un capítulo más de una serie que va ganando audiencia», apunta el experto en Liderazgo Político y profesor de la Universidad Europea, Moisés Ruiz.

«Cada vez se frivoliza más y esto le favorece». Prueba de ello fue su sonado regreso a X (Twitter), donde más de dos años después de su última publicación, posteó la primera fotografía de su ficha policial. «¡Nunca me voy a rendir!», versaba el mensaje.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba