Opinión

Primer apunte político, antes de las primarias

Aquiles Olivo Morel

Del PLD se ha hablado mucho –lo hicieron y lo hacen en la actualidad quienes participan del debate de la política local, también quienes se encuentran en el Gobierno, y, por supuesto, la sociedad completa, por ser este el partido oficialista- y se seguirá hablando en los próximos días, dado el hecho de que con el pasar de las horas pareciera la llegada del desenlace final, donde será escogido, primero el grupo de presidenciales con los suficientes méritos para participar de las primarias y después, aquel con el cual se intentará retener el gobierno, en un proceso electoral señalado por las mayorías de la sociedad como el más complejo de la historia democrática.

Las cartas se colocaron sobre las mesas y se juega con la estrategia de la “Sangre Nueva”, al concluir el debate fallido de una posible Reforma a la Constitución de la República.

Quienes fueron considerados los “Alitas Cortas”, por aquello de quedar rezagados en el camino del posicionamiento, solo despuntando en las encuestas con pequeños porcentajes, ahora pasan a ser inflados por parte del ejecutivo, procurando crear un posible competidor a la altura del doctor Leonel Fernández Reyna, quien a todas luces se supone aparece en las preferencias de los electores.

Las experiencias electorales, en casi la totalidad de los países donde se experimenta con el régimen democrático demuestra la imposibilidad de transferencia de la simpatía; no ha sido posible en innumerables ocasiones, aún así hay quienes se resisten y siguen insistiendo en lograr este fenómeno, sobre todo, cuando no fue posible competir con quien realmente posee las fortalezas en el mercado electoral.

No creo en su imposibilidad. Aún así, considerar la concreción de un fenómeno de esta naturaleza, con un margen de tiempo tan  corto. como el existente en la agenda electoral pudiera ser una proeza digna de elogios, cuando no una empresa sorprendente en los actuales momentos en la democracia local.

Quienes se encuentran a la cabeza del danilismo apreciaron pocas opciones, fuera de competir con unos de estos pre candidatos, muchos de los cuales han recorrido el país, promoviendo sus aspiraciones con propuestas vinculadas a las gigantescas realizaciones del Presidente Danilo Medina.

Hay quienes se preguntan ¿Podría el PLD salir nuevamente airoso de estos desafíos? ¿Sería posible su unidad, una vez concluyan estos procesos previos a presentar las candidaturas definitivas? ¿Ambos líderes, Leonel y Danilo podrían reencontrarse bajo una nueva sombrilla unitaria? Acaso ¿desaparecieron definitivamente los elementos comunes con los cuales propiciaban su unidad, en la diversidad?

Son apenas algunas de las interrogantes convertidas en un quebradero de cabezas para las gentes en las calles.

A todo esto se le añade la modalidad de primarias abiertas estrenadas por vez primera en el PLD, organización muy diestra en los aspectos organizativos, en el pasado reciente.

También se encuentran frente a la realidad de ajustarse a las pautas establecidas en la Ley de Partidos, Movimientos y Agrupaciones Políticas, la cual establece algunas limitaciones; normas, aspectos de uso de los recursos y fijar topes a la inversión de los candidatos; obliga a los líderes a enfatizar el contacto directo con los electores y merma el uso de las viejas técnicas de propagandas políticas.

Igual aconteció con quienes vivieron la transición del cine mudo al hablado; en ese momento estelar de la historia no fue  posible para muchos de los exitosos en la vieja modalidad lograr la transición e incorporarse a las nuevas herramientas y técnicas exigidas por la naciente industria del cine, donde la dicción y el tono de la voz empujó a muchos a quedar en el olvido.

La regla de juego favorecen y desfavorecen! Limitan a quienes se las arreglaban con viejas mañas; ayudan a quienes se adaptan como lo hace la naturaleza con los seres vivos, solo prevalecen los que al parecer los merecen.

Los días por venir serán cruciales para las maniobras y los acuerdos internos; pondrán a prueba el instinto de sobrevivencia, primero de la organización y, las de muchos de los líderes, sujetos a las ataduras del pasado, después.

En todos los casos, la dialéctica obra por igual para todos; se trata de un fenómeno natural en el sistema ecológico político; la democracia si se acepta como se considera en su naturaleza pare cada día nuevas soluciones a los conflictos que parecen ser insolubles; deja secuelas, pero con los años se van cicatrizando, aunque para ello deba retroceder.

En un momento determinado quienes encarnan las posiciones progresistas involucionan y luego se le observan retrotraídos, amparados en viejas prácticas políticas, propias de quienes procuran más bien sobrevivir que impulsar el desarrollo colectivo y el progreso del país.

La naturaleza humana se comporta de esa manera en la totalidad de las situaciones, donde se encuentra en peligro su “status quo”, este comportamiento arriesga los cauces por donde debe transitar un verdadero sistema, aquel que procura el bien común.

(Espere el Segundo apunte político).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba