Editorial

Procurador electoral

Editorial Diario Libre

Es evidente que los partidos que dialogan para ponerse de acuerdo sobre el procurador electoral no están pensando en los comicios municipales del próximo domingo.

Primero, porque aunque se opere el milagro de su designación, no tendrá tiempo para organizarse y no tendrá ni siquiera presupuesto, para no decir secretarias y auxiliares.

Segundo, porque una posición de esa importancia no puede festinarse y hay que darle la oportunidad de que se desarrolle en unas funciones que no tienen precedente en el país.

En nuestras elecciones ni los muertos se pagan y ahora aspiramos a que todos los delitos menudos, pero graves en sus consecuencias, se persigan y se juzguen como manda Dios.

Por tanto, la prisa podría tener una excusa razonable: hay que escogerlo con tiempo para que pueda operar integralmente para los comicios de mayo, que es lo que realmente importa a los partidos.

Si se cumplen los requisitos legales y constitucionales, es necesario que los partidos y todos los que aspiramos a unas elecciones limpias, le demos total apoyo.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba