Opinión

Prohibición de celebrar fiestas a los ídolos

Es de conocimiento público que la Iglesia Católica promueve, organiza y celebra  una fiesta nacional, cada 21 de Enero, para honrar  al ídolo de la virgen de la Altagracia, actividad que  cuenta con el apoyo  del Papa Francisco, de los cardenales, de los obispos y de los sacerdotes.

Sin embargo, Dios prohíbe  esa práctica  religiosa, por varias razones. En primer lugar, porque se realiza para honrar  a  una diosa “ajena” a Dios , como es el ídolo  de la virgen de la Altagracia, en lugar de hacerla para dar honra  y gloria  a nuestro Señor y Salvador Jesucristo ( Romanos 11:36)

La otra razón por la que Dios prohíbe la referida fiesta es que el Diablo la utiliza para mantener ciegas espiritualmente a millones de personas en la República Dominicana, condición que las vincula a la brujería, a la hechicería,  a la superstición y les impide  establecer y mantener relación personal con Jesucristo y  experimentar el Nuevo Nacimiento espiritual (Juan 3:3)

También es necesario señalar, que contrario a lo que enseñan los falsos maestros, ni María, la madre de Jesús, ni  el ídolo con el que la representan tienen poder  para interceder, ante  el Dios Padre, por  usted ni por mí (1 Timoteo 2:5)

Tampoco tiene poder, el referido ídolo, para hacer bien ni hacer mal. Sin embargo, el Diablo lo utiliza para confundir y evitar que  muchas personas se  arrepientan de sus pecados, en particular, del pecado de idolatría.

Ningún ídolo, incluido el de la virgen de la Altagracia, tiene poder para sanar  las dolencias y enfermedades espirituales y físicas  que afectan a una persona, ya que solo  nuestro  Señor y Salvador Jesucristo  tiene poder para ello, sobre todo, para sanar a quienes creen en su poder sanador (Mateo 21:22)

En vista de ello, es importante prestar atención a lo que señala el Salmo 115:4-8  sobre las  esculturas y  estatuas que los hombres  han fabricado al  ídolo de la virgen de la Altagracia, el cual tiene  boca, pero  no puede hablar con ninguna persona.

 Además, tiene garganta, pero no traga. Tiene ojos y no ve. Tiene   orejas y no oye. Tiene nariz y no huele. Tiene manos y no puede tomar ningún  objeto y tiene  pies y  no puede caminar, razón por la que  tienen que cargarlo cuando lo trasladan  de un lugar a otro.

En suma, el ídolo de  la virgen de la Altagracia  es una diosa  muerta, falsa y totalmente  ajena a Dios, que no tiene espíritu ni vida,  pero que muchas personas  la adoran y veneran por falta de conocimiento de la Palabra de Dios, que es la Biblia.

Por eso, en cualquier lugar que se le adore   y  se le honre , el Espíritu de Dios no se manifiesta, debido a que es Dios de vivos y no de muertos.

Así que, no arriesgue la salvación de su alma por confiar en el ídolo de la virgen de la Altagracia. Sáquela de su corazón y échele mano a la vida eterna, por medio de Jesucristo,  que es quien la promete y garantiza. 

Tampoco se arrodille ni confíe en las estatuas, esculturas e imágenes que  los hombres  les han hecho. Ponga  su confianza en Dios, por haber hecho los cielos y la tierra  con  poder, sabiduría e inteligencia.  

Arrepiéntase  de sus pecados y saque tiempo  para conocer a Jesucristo  como el único medio de salvación que tiene para salvar su alma.  Hágalo por  medio de la lectura, meditación y estudio de su Santa Palabra, que es la Biblia.

Además, dedique  tiempo para  alabar, adorar, honrar y glorificar su Santo y Bendito Nombre.

 Finalmente, exhorto a  la Iglesia del Señor  a esforzarse, a  animarse  y  ser valiente en cumplir su misión  como luz y sal de la tierra y  a usar  el poder que Dios le ha dado  para levantar su voz como trompeta,  desde el púlpito y  desde las calles, para declarar la guerra a cualquier tipo de idolatría.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba