Editorial

Prudencia

Desde hoy hasta la próxima semana se inicia un período festivo con motivo de la celebración de Nochebuena y Navidad, época que amerita actuar con prudencia y raciocinio para prevenir accidentes e incidentes que dejen muertes, dolor, luto y tristeza en el seno de las familias dominicanas.

Se trata de una etapa en la cual se disfruta a plenitud, pero también hay muchos peligros que ponen en riesgo las vidas de personas que se desplazan de un pueblo a otro o que se concentran en espacios a festejar con alegría las tradiciones y costumbres navideñas.

Es agradable compartir con familiares y amigos en un ambiente de armonía, confraternidad, abnegación y amor, porque se transmiten felicidad y placeres que desbordan sentimientos con espíritus emotivos que alegran el alma.

Asimismo, se incrementa el tráfico vehicular y eso implica que calles, avenidas, carreteras, autovías y autopistas se conviertan en áreas peligrosas, debido a que se multiplican los trágicos accidentes que impactan de forma negativa en la sociedad y socavan la serenidad.

De igual modo,  muchas personas se exceden en el consumo de alcohol y se tornan violentas, provocando incidentes que degeneran en conflictos lamentables, pues se expresan en agresiones, muertes y escándalos que alteran la tranquilidad de la población.

Frente a esos peligros, LA INFORMACIÓN, exhorta a los dominicanos a manejar con cautela, controlar la ingesta de bebidas y exhibir un comportamiento moderado en aras de garantizar una convivencia pacífica en Nochebuena y Navidad.

Es preciso aprovechar las festividades navideñas para reflexionar y poner en práctica las enseñanzas y prédicas de Jesucristo, quien garantizó el bienestar del hombre y la mujer, por eso sacrificó su vida por la redención de la humanidad.

Como cada año las familias son atrapadas por temores, debido al manejo temerario de los choferes imprudentes, consumo excesivo de alcohol, acciones violentas e intoxicaciones por ingerir sobredosis de alimentos y bebidas.

Es oportuno recorrer el interior y ampararse en la conciencia, virtud que permite comportarse con serenidad, razón y convicción, la clave para asegurar la estabilidad emocional para convivir en un hábitat de concordia.

Procede que la ciudadanía coopere con las autoridades y asuma el programa “Pacto por la Vida, Navidad Segura 2019”, en vista de que es vital para que la felicidad prevalezca en la celebración de las navidades.

Respaldar a las unidades de voluntarios que conforman agentes policiales, bomberos, miembros de la Defensa Civil y civiles, quienes sacrifican a sus familias y se distancian del gozo para cuidar a sus semejantes es un acto de justicia, pero eso es efectivo si se respetan las normas, recomendaciones y los operativos de prevención.

Hay que luchar por la disminución de accidentes, muertes causadas por desaprensivos, violencia social y emocional, irrespeto a las leyes y la civilidad y todo cuanto trastorne la tranquilidad familiar.

Ojalá que la fe y los principios cristianos guíen la conducta de los dominicanos, porque  solo así predominarán las raíces que sustentan la celebración de la  Navidad.

Las tareas en busca de paz y felicidad son difíciles, pero con conciencia y amor habrá reposo y seguridad en Nochebuena y Navidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba