Salud

PUCMM ante la práctica de la Epidemiología y Medicina Social

Por : Reynaldo Peguero

Epidemiología y Medicina Social son ciencias imprescindibles en esta coyuntura pandémica. Disciplinas pilares en la Escuela de Medicina de PUCMM, quien por la asesoría de la Organización Panamericana de la Salud y auspicio del Banco Interamericano, logró en 1974, un diseño curricular que superó en América Latina, el enfoque de enseñanza tradicional. Se creó una referencia educativa validada por la Conferencia de Educación Médica en Edimburgo, 1988.

Hoy, esta Escuela de Medicina no puede entenderse, sin reputar en su justa dimensión, la germinación de esta universidad. La PUCMM gestada por la Conferencia del Episcopado, nace en 1962 luego del tiranicidio, en una coyuntura propicia para la democracia dominicana.

Es la primera universidad del país fundada, luego que en 1538, el Papa Paulo III mediante la “Bula In Apostolatus Culmine” creara la originaria Universidad de Santo Domingo (USD). Pasaron 424 años, para que en Santiago, un 9 de septiembre 1962, se fundara, en respuesta a las necesidades educativas, una segunda universidad.

En la década de los años 60 del pasado siglo XX, el obispado de Santiago se ubicaba en la calle Restauración. De ahí obispos y sacerdotes, cruzaban la vía para coserse sotanas en la sastrería Rey, de Isaías Peguero, mi padre y sastre que conoció de forma primigenia, las ilusiones de Monseñor Polanco Brito, de crear una universidad en Santiago.

El Episcopado propuso y las fuerzas vivas santiagueras, armaron la base para que la PUCMM se transformara en universidad de excelencia académica. Puede decirse que el primer plan estratégico de Santiago fue realmente la arquitectura colectiva y el capital social para impulsar el Alma Mater cibaeño, la Madre y Maestra.

La escuela de medicina surgió de este esplendor social descentralizador. Se nutrió de consultores internacionales como Eduardo Acebal, María Isabel Rodríguez, Edmundo Granda y Jaime Breilh, entre otros. Ayudaron a diseñar un programa progresista con asignaturas conformadoras de módulos de aprendizaje en servicios salud, con pacientes y comunidad al centro del enfoque bio-psico-social.

Desde el primer día, al entrar a facultad, los estudiantes de medicina hacían inmersión en la situación de salud. Un instrumento de información cartografiada se aplicaba en cada barrio. Se aseguraba que el estudiante asistiera por 4 horas semanales con familias pobres, monitoreando 35 indicadores. Niños no vacunados, embarazadas sin asistencia médica y sospechosos de tuberculosis, entre otras tareas de atención primaria.

Esta escuela de PUCMM, explica por qué los servicios de salud santiagueros, son visitados por miles de dominicanos, haitianos y turistas internacionales agradecidos. PUCMM y otras universidades, pueden ser centro de estudio y control de epidemias. Con maestrías y doctorados en epidemiología para actuar con impacto, en el desafiante futuro que nos espera.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba