Editorial

Que lo hagan los partidos

De todas las actividades que se realizan en una campaña electoral incluyendo las elecciones, las hay que están penadas por la ley y otras que son de libre realización.

Las que están penadas por la ley son un catálogo bastante completo de todos los trucos que utilizan los políticos en todas las campañas y que ellos saben que constituyen delitos electorales.

Pero a nadie se le ha metido preso nunca, incluyendo a los homicidas, a los falsificadores, la compra de cédulas y el largo etcétera delictivo que son nuestras elecciones.

La Junta Central Electoral no puede encargarse de ser la policía del proceso. Eso corresponde a las víctimas del delito, es decir, a los candidatos y a los partidos.

Pero ellos no quieren hacerlo y le quieren cargar el dado a la JCE que sencillamente no tiene, ni puede tener, el personal para ocuparse de eso.

Si los partidos realmente están interesados en acabar con el fraude electoral en todas sus manifestaciones solo tienen que asumir su deber y acusar a los responsables, pero son demasiado cómplices para hacerlo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba