Opinión

¿Quién ganará las Primarias del domingo 6 de octubre?

Aquiles Olivo Morel

El próximo domingo 6 de octubre el país completo estará inmerso en la primera experiencia para emprender el camino de la utilización de un Sistema Electoral  novedoso, con el cual va a seleccionar a los pre candidatos presidenciales con mira a pasar a representar,  en la boleta presidencial a sus respectivos partidos, los cuales deberán reorganizarse en lo inmediato para emprender la Carrera por la presidencia de la Republica con mira a las presidenciales de 2020.

Se trata de un modelo electoral donde  ambas experiencias van a determinar la idoneidad del modelo: Primerias Abiertas para el partido oficialista con el padrón  electrónico de la Junta Central Electoral (JCE), donde los ciudadanos podrían sin limitaciones alguna seleccionar entre dos candidatos: El ex presidente de la Republica, el Doctor Leonel Fernández y Gonzalo Castillo, quien después de los tortuosos e infructuosos momentos por modificar la Constitución de la Republica para habilitar al actual mandatario culminó representando a la esa corriente a lo interno del PLD.

El nivel de confrontación entre ambas fuerzas crea la percepción de que sólo se debate entre ambas figuras; se piensa que los demás proyectos, tanto los presidenciales  de la oposición como los  proyectos a las Alcaldías, Senadurías y Diputaciones carecen de importancia.
En consecuencia ¿Cuáles serían las expresiones más significativas a la hora de evaluar la realidad política, ahora que se entra en la recta final? ¿Cómo podrían afectar estos pequeños proyectos locales los desenlaces finales de las candidaturas presidenciales? ¿Dónde radica la diferencia competitiva a la hora de poner en marcha el acarreo de los electores nominales, identificados con sus respectivos mecanismos internos en cada proyecto político?
En diversos litorales se sospecha de cómo podrían afectarse los resultados si se consideran cuestiones elementales como las siguientes: Usos de recursos económicos, propios de los modelos democráticos clientelares; movilidad y acuerdos particulares de las candidaturas locales de última hora para salvar sus propios proyectos en desmedro del proyecto general; manejo extremo de los proyectos particulares para agenciar recursos y viabilizar sus votos particulares; en fin, cualquier razonamiento para movilizar a los electores estará atado a los recursos económicos, dejando a la intemperie cualquier compromiso particular.
Esta realidad será mucho más notoria en el caso del PLD, en lo particular, entre otras razones por disponer de mayores recursos y por su amplia vocación de poder, unida a la capacidad de la organización en el poder para lidiar en con cierto grado de certeza en los asuntos electorales.
La experiencia ha demostrado: Gana quien posea mejores condiciones para agenciarse la movilización de los electores; aquellos cuyos recursos puedan maximizarse a la hora de identificar a los votantes; menos sorpresas pueden esperarse si se mira como los logros electorales se vinculan con las capacidades de organización de la mayoría de los proyectos.
Por supuesto, dos millones de firmas; tres ocasiones desempeñando el ejecutivo; su carisma; su tiempo en el terrero electoral construyendo su telaraña de electores; el manejo y compromiso con amplios sectores de la sociedad brindando apoyo a su proyecto; sus respuestas políticas en el pasado reciente, lo cual le permitió atraerse una importante franja de la sociedad civil, son algunos de los factores que favorecen al ex mandatario.
El ejercicio continuo de aproximadamente 20 años en el gobierno afecta a ambos candidatos, en menor medida a quien se encuentra ocupando el papel de opositor.
El papel del Estado en las campañas electorales a través de la participación de funcionarios; las agencias gubernamentales y los empleados públicos constituyen un primer empujón para favorecer a quien representa a la corriente gubernamental; el impacto de las obras y los programas sociales; la eficiencia de los servicios: Salud, a través de la Red de Hospitales y centros de atención primaria; la mejora en los recortes de energía, básicamente a través de la disminución de los apagones.
La facilidad, obviamente, para recaudar fondos a gran escala le permite a los candidatos del gobierno, sean estos Diputados, Senadores y Alcaldes apalancar el proyecto principal, lo cual favorece en gran medida el desempeño en poco tiempo de los niveles de posicionamiento.
En definitiva: los recursos y la logística actúan de la mano para emprender con éxito cualquier proyecto, en sí mismo descansa la efectividad de un buen desempeño, se evidencia sobremanera al momento de cerrar las brechas, si es que esta resultan muy mínimas.
Sin embargo, existe un aspecto de no menos importancia. ¿Podría un candidato a través de sus esfuerzos discursivos atraer a las urnas avalanchas de electores, fundamentalmente explotando determinadas circunstancias políticas –la fuerza del pueblo- como un recurso subjetivo y determinante en los sistemas democráticos?

Sin dudas que sí. Nadie ignora la capacidad de importantes figuras y sus geniales salidas en los días difíciles de las confrontaciones, sean estas bélicas o meramente políticas. En ocasiones estas salidas significaron el éxito. Por momento se vieron como quiméricas; en muchos casos no fueron comprendidas; en diferentes realidades fueron consecuencia del genio de los líderes para interpretar el sentimiento de la mayoría y montar sobre esas aspiraciones un discurso novedoso o salidas repentinas pero eficaces, granjeando grandes dividendos tácticos y significativos para el curso de los acontecimientos.

Nadie en consecuencia puede percatarse cuales son las cosas a las cuales se deben destinar la mayor cantidad de los recursos en los días finales porque de alguna manera al más minino error se pueden evaporar todos los esfuerzos pasados; se trata, pues, de una mezcla bien elaborada al momento de emprender el curso para cerrar la estrategia en esos días finales de las campañas electorales.
Alcaldes, Senadores, Diputados y hasta regidores se encuentran al momento en plena faena desarrollando estas mezclas políticos electorales para llegar a este 6 de octubre en la mejores condiciones. Estas cosas son las que conforman nuestra cotidianidad; están permanentemente relacionada con las noticias y las conversaciones, al extremo de incidir en el desenvolvimiento de la economía nacional.
¿Quién ganará las Primarias del domingo 6 de octubre?: Aquellos proyectos cuya mezcla estratégica pueda empujar a mayor número de electores a las urnas, sean a través del modelo clientelar, financiamiento del voto o aquel capaz de sembrar en el corazón de los dominicanos a través de las ideas  discursivas de un mejor futuro para todos dominicanos. A estos apostamos!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba