Editorial

Renacer, renovación y conciencia

De pronto la humanidad cae en el abismo, tras el brusco ataque de la pandemia del Coronavirus; se piensa que “todo se ha perdido” y que la vida llega a su final.

En medio de la crisis sanitaria, social y económica provocada por el COVID-19, no debe hacer espacios para el temor, la desesperanza, la derrota y el pesimismo; el gran reto es emprender acciones para superar las dificultades.

Aunar esfuerzos, energías positivas y voluntades es un desafío que debe encarar el hombre y la mujer para renacer, porque es el primer paso en busca de reencontrarse con la normalidad y la paz social.

También, es vital producir los cambios que amerita el mundo de hoy y de esa manera transformar las adversidades en oportunidades, a fin de salir adelante en procura de restablecer actividades trascendentales como vida, producción, economía, trabajo, libertad de tránsito y todo lo que regula el comportamiento de la sociedad.

Para alcanzar el éxito en la lucha contra la pandemia es imprescindible que quienes controlan los estados, medios de producción, estructuras económicas, trabajadores; en fin, todos los sectores reflexionen y actúen con conciencia con el objetivo de ganarle la batalla al COVID-19.

Se ha establecido que el aislamiento social y permanecer en las casas es la fórmula más eficaz para prevenir la expansión, por consiguiente, se requiere de una actitud consciente de los ciudadanos con el propósito de neutralizar la propagación de la pandemia.

La inesperada incursión del Coronavirus ha impactado negativamente en el planeta, pero la gente no puede amilanarse ante esta situación crítica, al contrario, debe concentrar fortalezas y valores para aplastar la enfermedad y resurgir con vigor de las calamidades.

En este ambiente de angustia es vital ampararse en la sentencia de Desmond Tutu que reza: “La Esperanza es la capacidad de ver que hay luz a pesar de toda la oscuridad”, porque esto despierta confianza y fortaleza con la finalidad de rebasar los efectos del Coronavirus.

Un actor que intervino en la película “Mula” exclamó en una de las escenas lo siguiente: “La flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas”; esta expresión estimula la positividad, lo que es muy importante en esta coyuntura de intranquilidad.

Las adversidades no pueden vencer al hombre, todo lo contrario, es el ser humano quien debe aniquilar los percances, como plantean estudiosos de las sociedades y la existencia terrenal

Ante los golpes contundentes que asesta a la humanidad el COVID-19, hay que recurrir a todas las alternativas que impregnen valentía y fe que generen un aliento y una visualización progresiva para erradicar el virus que ha dejado alrededor de 160 mil muertos y más de dos millones de contagiados a nivel global.

En República Dominicana es determinante que los dominicanos acaten las medidas restrictivas y cooperen con las autoridades, porque es esencial para detener el auge del coronavirus y de ese modo preservar la salud de la población y el bienestar social.

Hay que renacer, pues, con fuerza para renovar con conciencia al mundo para volver a ser felices.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba