Opinión

¡Respetemos las ambulancias…!

Dr. Frank Espino

 “La ignorancia del bien y del mal es lo que más perturba la vida humana” Cicerón

En estos días tuve la oportunidad de leer un editorial de un periódico de circulación nacional, que llamaba la atención a la grave situación que se está viviendo con el paso de ambulancias en emergencias que se desplazan por nuestras calles, avenidas y autopistas. Nosotros nos solidarizamos con esos comentarios y queremos dar nuestro aporte al respecto.

La primera ambulancia de la historia fue diseñada en 1772 por Dominique Jean Larrey, médico de Napoleón, con la intención de retirar a los soldados heridos sin aumentar su sufrimiento, como ocurría con las carretas usadas hasta entonces.

Diseñó unos carruajes con amortiguación a base de ballestas y los que viajaban eran, a la vez, atendidos por los cirujanos.

A medida que se fue tecnificando la humanidad, el estilo, rapidez y el confort de las ambulancias han cambiado. Sin embargo, han mantenido el mismo propósito, llegar con rapidez en busca de atenciones para pacientes en estado de peligro o de muerte.

Es lamentable que tenga uno que ocupar este espacio para llamar la atención del respeto que merece el paso de las ambulancias cuando se trasladan para buscar o llevar a un enfermo, o un herido.

Las autoridades que tienen ver con el cumplimiento de las ordenanzas al paso de estos vehículos, no toman en cuenta la importancia que estos merecen. ¡La rapidez es vital para salvar una vida!. Muchos de los insensibles no les dan importancia siempre y cuando que no se trate de un familiar, un conocido o uno mismo.

¡En cualquier parte del mundo las ambulancias son respetadas menos aquí! Los ciudadanos comunes y corrientes no tienen conciencia y vemos con mucha frecuencia como ignoran las sirenas desesperadas, para que les abran paso.

Pero todos somos culpables, gentes comunes, policías, y más específicamente algunos agentes del tránsito, que hacen caso omiso del respeto y solemnidad que se debe guardar al paso de estos importantes vehículos, ya que por la intervención de ellos son muchas las vidas que se han salvado y en muchas ocasiones ha disminuido el sufrimiento.

Hago un llamado, para que periódicos como este, otros a nivel nacional, y cualquier medio de comunicación sean una sola voz de alerta, y les creen conciencia del deber de ceder el paso a las ambulancias en emergencias, que se respete la vida de quienes van dentro y que definitivamente evitemos terribles consecuencias por la tardanza de un traslado de los pacientes graves a los centros de atenciones.

Nos falta mucha conciencia. Ponemos nuestro granito de arena. Ponga usted el suyo para edificar una sociedad más sólida y con más conciencia.

El autor es médico, escritor y profesor universitario.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba