Editorial

Rumores y fake news

Al acercarse el día de las elecciones municipales, convocadas para el domingo 16, el escenario político y electoral queda expuesto a tormentas de rumores y noticias falsas contra las cuales la Junta Central Electoral (JCE) debería asumir un protocolo previsor a ser aplicado en caso de que se intensifiquen esos vientos.

Es poco lo que puede hacerse desde el litoral de la JCE, si estalla una guerra de ruidos mediáticos entre partidos para propagar versiones sobre dimisiones de candidatos para respaldar opciones del adversario o sobre supuestas crisis en litorales contrarios.

Lo que sí debería evitarse es que la tormenta prefabricada se dirija contra el órgano rector de los comicios, cuya credibilidad no puede ni debe ser afectada por ventarrones de “fake news” o rumores infundados, aunque a partidos y candidatos les asiste derecho a formular quejas o denuncias con méritos o fundamentos.

La industria del rumor o la factoría de noticias falsas atentan contra la celebración de elecciones libres, transparentes y concurridas, por lo que los actores electorales son los primeros que deberían garantizar que el cielo político esté completamente despejado el día de los comicios.

Se sabe que partidos y movimientos que compiten en las elecciones del domingo 16 han erigido una especie de “cuarto de guerra”, donde estrategas electorales diseñan forma de combate en las batallas mediáticas o propagandísticas que se intensifican en los días finales de la campana electoral.

Las redes sociales se convierten en el principal escenario de confrontación con el profuso uso por parte de los contendientes de “armas no convencionales”, como el rumor, noticias falsas o imputación artera, con el obvio propósito de causar el mayor daño político posible al adversario.

La democracia requiere que partidos y candidatos peleen limpio, en sanas olimpiadas electorales en la que los participantes procuran atraer el voto de los electores con ofertas atractivas relacionadas siempre con el compromiso de realizar un buen desempeño desde el poder municipal.

Es por eso que se exhorta a la ciudadanía a rechazar toda forma de campaña electoral que se vincule con rumores, noticias falsas, expresiones injuriosas o afrentosas, todas las cuales atentan contra el sagrado derecho de la población a expresar libremente su voluntad en las urnas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba