Editorial

Salomónica

La Junta Central Electoral (JCE) dispuso ayer emplear una modalidad mixta para el ejercicio del sufragio que incluye voto automatizado y físico, así como el uso de huellas dactilares para garantizar “la integridad inequívoca” de la identificación del votante.

A primera vista se aprecia la intención del Pleno de la JCE de articular una solución que integre en un solo cuerpo los diversos pedimentos u observaciones formuladas por los partidos políticos, cuyo eje de controversia principal se centra en la pertinencia o no del voto automatizado.

Con relación al reclamo para que se auditen los equipos usados en el voto automatizado, la JCE sometió a consulta la contratación de una firma local que realizaría esa labor, con lo que se completaría la atención a todos los pedimentos esenciales para garantizar pulcritud en los venideros procesos electorales.

La JCE estuvo sometida por los partidos a la disyuntiva de decidir entre voto automatizado o manual, pero el órgano de elecciones ha incluido ambas modalidades para ser aplicadas en los colegios electorales según la complejidad de los municipios.

Es claro que las elecciones municipales de febrero y las presidenciales y congresuales de mayo de 2020 deberán celebrarse no obstante a cualquier recurso o tratativa que accionen los partidos o personas físicas, por lo que convendría que los actores políticos incrementen su cuota de prudencia y sensatez.

A reservas que por consenso se le agreguen modificaciones, la resolución del Pleno de la JCE relacionada con el sistema de votación parece acercarse a la racionalidad y a la garantía de elecciones libres, transparentes y concurridas, que es lo que necesita el país.

Quien quiera saber

El comercio recibe hoy un gran impulso con la avalancha de consumidores que se vuelcan a las plazas y tiendas para adquirir artículos diversos rebajados de precios con motivo del Viernes Negro, una costumbre importada desde Estados Unidos.

Quien quiera saber o valorar lo que significa la estabilidad económica, monetaria y la convivencia política, solo debe preguntarse si el mentado “Black Friday”, ha podido realizarse hoy a plenitud en Chile, Colombia, Bolivia, Venezuela o Haití, naciones del vecindario asoladas por convulsiones sociales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba