Opinión

Santiago es una prioridad política para Abinader

Por Luis Céspedes Peña

Un periodista, de la familia, me dijo, con mucha razón, que a los adversarios del oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM), se les va a hacer muy difícil ganar las venideras elecciones, no por falta de temas para enfrentar al gobierno, porque se sobran, sino porque se dedican a hacer campaña electoral promocionando candidatos, no a hacerle oposición, como lo hizo el hoy Presidente de la República, Luis Abinader, cuando luchaba para llegar al poder.

¡Es una indiscutible verdad! En una reunión informal entre el Presidente Abinader, varios empresarios y dirigentes del PRM en una de sus últimas visitas a Santiago, el hábil Presidente les advirtió que esta provincia es una prioridad para su organización política, por lo que necesita más apoyo de ellos.

La Provincia Santiago es la sede del candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Abel Martínez, al que sigo llamando el “héroe” de esa entidad, porque se atrevió a anunciar sus aspiraciones a la Presidencia de la República, en un momento que el gobierno desarrollaba una embestida en contra de ex funcionarios del régimen peledeísta, junto a la conquista de muchos de sus más destacados dirigentes, como fueron los casos del ex senador, Julio César Valentín, o del carismático alcalde de Tamboril, Anyolino Germosén.

El PRM, con menos de seis meses en el gobierno, también quiso destruir a Abel Martínez, pero le resultó ser un “pollo” de espuelas cortantes, porque lo que se vio en la necesidad de retroceder. ¡Y ahí está como candidato presidencial ganador o para quedarse con la segunda posición del Estado, si llega la alianza a tiempo!

Ahora, desde el gobierno, la embestida es en contra del ex Presidente Leonel Fernández, el cual busca la Presidencia de la nación.

Pero el Presidente-candidato va a utilizar todos los medios para derrotar al PLD en Santiago, sin descartar la compra de aspirantes a Alcaldías y directores de Distritos Municipales. ¡Sin que tengan que renunciar del PLD, sino “sentarse” para que los votos sean captados por el PRM. ¡El PLD no debe descartar esa casi segura posibilidad y ponerse a vigilar los movimientos de sus candidatos!

Es que si el PRM y sus aliados ganan en Santiago, como es el Plan piloto de Abinader, los votantes de todo el país no verían ninguna posibilidad de triunfo para el PLD en las elecciones nacionales. ¡Y ese es el mensaje que está buscando Abinader!

El Presidente no tiene, ni mínimamente, el porcentaje de 58% que falsamente le dan algunas encuestas, pero sí tiene asegurado, hoy, el primer lugar. Es por esa razón que sus inversiones públicas y su campaña de comunicación, muy efectiva ésta última, están dirigidas a ganar en segunda vuelta. ¡El PRM sabe que no gana en primera vuelta, pero está acumulando miles de millones de pesos, del Estado, para “invertirlos” en actividades del gobierno a nivel nacional.

Con menos de un 46% nadie gana en primera vuelta. Y por ahí es que anda el Presidente-candidato. ¡Pero es demasiado! Eso ocurre porque ahora es que se le están haciendo algunas críticas al gobierno, mientras que faltando más de un año para las elecciones del 2020, Abinader, sin ningún temor, andaba encabezando las protestas de la llamada Marcha Verde u otros movimientos respaldados económicamente por el PRM.

El PLD y la Fuerza del Pueblo, ésta última de Leonel Fernández, deben entender que ellos son un partido dividido en dos. Y sin importar como nos tilden, la oportunidad que tiene la oposición, uniendo al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), es el logro de una alianza antes de las elecciones municipales, porque si éstas resultaren negativas, las posibilidades para un triunfo serían mínimas.

Leonel Fernández no tiene una estructura política que respalde su candidatura para ganar, sino el PLD, pero hay que decir que Abel Martínez tiene muy poco apoyo de la alta dirigencia, la cual está muda, sin hacerle oposición al gobierno, exceptuando algunos de ellos, como es el caso del ex Presidente Danilo Medina, o el ex ministro Ramón Ventura Camejo, que siempre anda al lado del aspirante presidencial, asumiendo responsabilidad como miembro del Comité Político.

Si se hace una alianza a tiempo, postulando a Leonel para la Presidencia o Abel, al PRM le cambiaría todo el panorama, debido a que arrastraría a la mayoría de los no partidistas, que en estas elecciones podrían estar por encima del 37%.

¡Que suelen ser los abstencionistas, porque al igual que la totalidad de ciudadanos, sufren los embates de los altos precios de los productos y los servicios!

En el caso de Santiago, que Abinader ganó en las elecciones del 2016, aunque perdió las nacionales, y también volvió a hacerlo en las del 2020, pero ganando, éste sigue disponiendo de más construcciones públicas, además del monorriel y teleférico. A nivel de comunicación, no sólo en Santiago, sino a nivel nacional, el gobierno está controlando la mayoría de medios.

Y, sabiamente, está aplicando el programa que desarrolló Leonel Fernández cuando era Presidente de la República, como es la inclusión de comunicadores en los proyectos de viviendas, las pensiones u otros planes, que lamentablemente fueron eliminados por el gobierno del Presidente Danilo Medina, a pesar de que les advertimos a algunos de los funcionarios responsables, que debían retomar esas medidas a favor de ese importantísimo sector. Los nombramientos de comunicadores en el gobierno, con salarios varias veces más altos que en el PLD, se multiplican.

  El gobierno del PLD eliminó la subdirección de Prensa que mantuvo el régimen de Leonel en sus 12 años en Santiago, obra primaria de Salvador Jorge Blanco, del PRD. La mayoría de los comunicadores que trabajaron en el PLD son ignorados por sus dirigentes, que se sabe lo hacen porque no aceptan sus opiniones. ¡Y están pagando las malas consecuencias!

Pensamos que Abel debe cambiar esa imagen, especialmente en Santiago, para comenzar de nuevo, integrando a su campaña un equipo que lo ayude, porque hay que admitir que el Presidente-candidato mantiene “tranquilitos” a la mayoría de comunicadores. ¡Es que las compras de alimentos, los pagos de programas de televisión o radio, de servicios médicos, trabajadores, de alquileres de viviendas, las cuotas de casas y vehículos, se hacen con dinero! ¡Así de simple!

Debemos admitir que del gobierno del PLD hay ex funcionarios que siguen gozando del aprecio de importantes sectores de la comunicación, como son los casos de Ramón Ventura Camejo, Silvio Durán, Antonio Peña Mirabal, Raúl Martínez, Fernando Rosa, José Ramón Fadul, José Izquierdo, Hamle Otáñez y otros. También hay que citar al alcalde de Tamboril, Anyolino Germosén. Unos están en el PLD y otros en la Fuerza del Pueblo.

¡Gracias por leernos!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba