Opinión

Ser Emprendedores

Moisés Estévez

(III)

“Cuando hagas algo, hazlo bien! con dedicación y empeño, y lo más importante: con el corazón”

¿Un espíritu emprendedor es algo con lo que se nace o es algo que se puede aprender o desarrollar?

Se puede advertir que hay personas que empiezan emprendimientos por necesidad, porque tienen la obligación de generar ingresos económicos que les permitan sustentarse tanto a ellos como a sus familias. Pero hay otros que han realizado sus estudios y que emplean energía y esfuerzo en aplicar lo que han aprendido en la vida real. Más allá de las circunstancias que den lugar al surgimiento de un emprender, será el camino que transite, el que lo validará como un emprendedor.

Factores que favorecen el nacimiento de un espíritu emprendedor

La libertad: la actitud de todo emprendedor implica comenzar, investigar, arriesgarse, sin embargo, esto sólo es posible en un ambiente de libertad.

La educación: tiene sin duda alguna, una gran influencia sobre la formación de un perfil emprendedor, ya que permite ver las oportunidades y analizar los recursos existentes, aparte de lograr una vinculación entre estos aspectos.

El entorno: el medio en el que se desenvuelve un emprendedor, es uno de los factores más importantes, ya que es ahí, donde precisamente se desarrolla el emprendedor. En muchos lugares un emprendedor es promovido como un líder y como una fuerza positiva en la sociedad, no obstante, existen otros lugares en donde el emprendedor se enfrenta a un horizonte totalmente diferente, donde más bien es coartado. El tiempo y el esfuerzo que establezcan los emprendedores, es lo que permitirá cambiar la percepción de la sociedad en relación al valor que involucra la actividad emprendedora.

El escenario institucional: es esencial, ya que contribuirá al surgimiento del espíritu emprendedor, debido a que regula las actividades económicas y sociales. Para ello es indispensable un escenario con bases sólidas, que permita proyectar un futuro con reglas claras y establecidas, además de generar un acceso a la información, ya que esta es fundamental para la toma de decisiones. Se puede resumir que los factores imprescindibles para el nacimiento del espíritu emprendedor son: la libertad, la formación y educación, el entorno y un fortalecido escenario institucional.

El contenido y visión de estos artículos, nos hace concluir que en el medio en que nos desenvolvemos hay ansias de superación y de saber más. El emprendedurismo es iniciar algo, tener una visión, un sueño, creer firmemente en este y ponerlo en marcha a través de un negocio que puede llegar a convertirse en una empresa y luego en una gran corporación. Pero emprender, no sólo significa empezar, sino también continuar todos los días, reinventarse permanentemente, adecuarse al mercado y saber qué hacen los competidores para hacerlo mejor.

Mejor en cuanto a la calidad del producto, en cuanto a los procesos para que estos sean sencillos, cortos y con un elevado nivel de eficiencia que generen estabilidad y un crecimiento sostenible. Buena Semana!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba