Opinión

Sexo: el lado oscuro

Tabare Peña

Visto que el sexo se origina con la finalidad de procrear y que luego el humano lo convirtió en diversión, lo que generó una industria formal (que paga impuestos) que mueve a nivel mundial unos 10 mil millones de dólares al año.

En Montecristi, no creo que nadie haya escrito sobre prostitución, de manera que es poco lo que se sabe del tema respecto a la evolución de esa actividad.

La publicación del reglamento para el ejercicio de la prostitución en la ciudad, publicado por la autoridad en 1919 y en Facebook en días pasados, debe ser el documento mas antiguo sobre el tema.

Hasta que se construyó el puente de hormigón sobre el río yaque, inaugurado en 1925 como parte de la nueva carretera que une a Montecristi y Dajabón, y se construyera la vía que sustituyó el viejo camino real, el cruce del río solo era posible por vía de una barca propiedad de un norteamericano que operaba de lunes a sábado, de 6 de la mañana a 6 de la tarde.

Los viajeros rezagados debían esperar al día siguiente para cruzar el río, alguien vio una oportunidad de negocio e instaló un parador que ofrecía comida y habitación a los viajeros en el lado sur.

Alrededor del negocio medraban prostitutas que ofrecían sus servicios a los clientes.

Con la inauguración de la nueva carretera y el desarrollo del automóvil, el parador de la barca estuvo a punto de desaparecer pero fue convertido en prostíbulo formal conocido como “la isla del diablo”

En la ciudad existían personas que brindaban habitación a parejas llamadas casa de citas.

Después del ordenamiento del ejercicio de la prostitución en la ciudad, en 1919, esos negocios tuvieron que ser mudados a la zona de tolerancia y abrió sus puertas al publico el prostíbulo denominado “la maldición”

Los puertos, siempre han generado concentración de prostitutas que ofrecen sus servicios a la marinería de los barcos que atracan en los muelles.

Montecristi no es excepción, a principio del siglo 20 era común el desfile de prostitutas en el camino hacia el puerto con una pequeña alfombra de paja bajo el brazo.

Estas se concentraban en el área conocida como el caño de las mujeres.

Parece que esa practica era común en otros lugares, pues una famosa canción mexicana tiene el sugerente titulo “arrastrando la cobija y ensuciando el apellido”

siendo niño conocí a Juana 14, pregunté porque le decían así y me respondieron que tenia los pies grandes, me fije en el detalle y no era cierto, volví preguntar y me dijeron que no insistiera, de adulto supe que fue bautizada así por el numero de tratos realizados con la tripulación de los dos barcos atracados en el puerto la noche de la invasión de la caballería norteamericana en 1916.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba