Opinión

Si Trujillo resucitase

Leonel Fernández
Santo Domingo, RD-¿Qué ocurriría si 60 años después de ha­ber sido ajusticia­do, Rafael Leónidas Trujillo resucitase y volviese de nuevo a la Re­pública Dominicana?

En principio, se sentiría extraño. Comprobaría que la capital de la República ya no lleva su nombre. Que ya en los hogares dominicanos no hay rótulos que digan: En esta casa Trujillo es el Je­fe. Tampoco otros que re­cen: Dios y Trujillo.

Podrá advertir que ya no existe la provincia Trujillo Valdez, en honor a su pa­dre. Que ya Villa Altagracia dejó de llamarse Julia Mo­lina, como su madre; y que ya nadie recuerda cuál era la provincia Benefactor, en referencia a sí mismo.

Comprobará que ya el Pi­co Duarte se dignifica en no llevar su nombre. Que no quedan rastros de lo que fue el parque Ramfis, con relación a su hijo; ni del ya­te Angelita, de su hija.

Se dará cuenta que todo desapareció. Que ya no le componen merengues, ni que tampoco nadie ya los baila. Que aquella pegajo­sa canción, que decía: Salve San Cristóbal/ cuna de Tru­jillo/ ese gran caudillo/ jefe de la nación/, no encuentra quien la escuche.

Sabemos que será muy doloroso para “aquel roble poderoso”, constatar que toda su riqueza se evaporó. Que ya no tiene el control de la Central Lechera; ni el monopolio de la comerciali­zación del arroz, ni del acei­te de maní.

En fin, que perdió el con­trol absoluto de la venta de azúcar y de cacao, así como del carbón vegetal y la ex­portación de coco.

Se sentirá desorientado y angustiado, al saber que ya no está en sus manos el negocio de los medicamen­tos, ni el monopolio del ce­mento, como tampoco el de la venta de muebles, ni el de la madera ni la del calzado.

Su furia se tornaría in­controlable al verificar que perdió el monopolio de la producción y venta de la cerveza. Que ya sus dos bo­tellas, las llamadas “batati­ca” y “don Pipí”, desapare­cieron hasta de la memoria de los dominicanos.

Que a su muerte, todos sus bienes fueron justamen­te confiscados.

Nueva Republica
En los 60 años transcurri­dos desde la muerte de Tru­jillo, la República Domini­cana se ha transformado de manera radical.

Empezando por la com­posición demográfica, cabe decir que en 1961 la pobla­ción dominicana alcanzaba escasamente la cifra de tres millones 200 mil almas.

En la actualidad, anda cerca de los 12 millones de habitantes. Eso equivale a decir que en los últimos 60 años, la población dominica­na ha crecido en un 400 por ciento, sin contar los dos mi­llones adicionales que se en­cuentran en el exterior.

Hace 60 años, la pobla­ción dominicana era emi­nentemente rural. El 65 por ciento vivía en los campos y un 35 por ciento en las ciuda­des. Ahora es al revés, casi un 75 por ciento en las ciudades y tan sólo un 25 por ciento en las áreas rurales.

La esperanza de vida era de 52 años para los hom­bres y 55 para las muje­res. Por eso, una persona a los 50 años era un anciano. Ahora, las expectativas son de 72 años para los hom­bres y 75 para las mujeres.

El Producto Interno Bru­to experimentó un salto gi­gantesco. De 803 millones de dólares, en el último año de la vida del dictador, a 89 mil millones de dólares en el 2019.

Eso quiere decir que des­de 1961 hasta la actualidad, el PIB, medido en paridad de poder de compra en dó­lares norteamericanos, a valor del 2020, se ha mul­tiplicado en cerca de 1,300 por ciento.

Dicho de manera simple: que en los últimos 60 años, desde la muerte de Trujillo al día de hoy, la República Dominicana tiene mil 300 veces más capacidad de ge­neración de riquezas que la que tenía entonces.

Esa es la prueba más con­tundente de la profunda transformación y del cam­bio radical que ha experi­mentado nuestro país en los años transcurridos desde los tiempos de la dictadura.

La razón se ha debido a que además de continuar con la producción y expor­tación de nuestros produc­tos tradicionales de azúcar, café, tabaco, cacao, ferro­nickel y bauxita, la Repú­blica Dominicana hizo una transición hacia una econo­mía de servicios y de mayor desarrollo industrial.

De esa manera, junto a la manufactura local, ha habi­do un impulso al modelo de las zonas francas industria­les, el turismo y las remesas de los dominicanos en el ex­terior.

Aunque aún con mu­chos niveles de pobreza, desigualdad, inseguridad y marginalidad social, en la sociedad dominicana se ha experimentado, en los últi­mos 60 años, un proceso de cambios que se ha traduci­do en mayor acceso a vi­viendas, educación, salud, agua potable, electricidad, neveras, abanicos, lavado­ras, teléfonos y vehículos de motor.

En fin, un verdadero pro­ceso de modernización.

Democracia y libertad
Si Trujillo resucitase y vol­viese a la República Domi­nicana, podría extrañarse o asombrarse de que ya a nin­gún ciudadano le piden los tres golpes: la palmita, la cédula y el carnet.

Que ya no existe el SIM (el tenebroso Servicio de Inteli­gencia Militar), que la Cua­renta y otros centros de tor­turas fueron desmantelados; y que hasta figuras siniestras como Miguel Ángel Paulino, Felix Bernardino, Johnny Ab­bes y Arturo Espaillat, alias la Gillette, hace años que, afor­tunadamente, partieron del reino de los vivos.

El hombre que “desafió todos los rayos y salió ven­cedor de todas las tempes­tades”, podrá turbarse y hasta sobrecogerse al en­terarse de que luego de su ajusticiamiento, en la Repú­blica Dominicana ha habido un largo proceso de luchas en búsqueda de un régimen de libertad, de justicia y de­mocracia.

Que eso es infinitamen­te mejor que lo que él pre­gonaba cuando hacía la si­guiente lúgubre afirmación:

“Dominicanos, recuer­den siempre que la palabra cementerio es una palabra de origen griego que signi­fica paz para los muertos y advertencia inexorable para los vivos.”

El hombre quiso seguir a caballo. Afortunadamente, desde aquellos tiempos a la actualidad, se rompieron las cadenas. Hubo, en principio, un proceso de destrujilliza­ción. Algo así como una lim­pieza del alma nacional.

La familia se fue comple­ta: hermanos, hijos, nietos, sobrinos. El cadáver del dic­tador fue exhumado, expul­sado y desterrado. El ape­llido Trujillo: proscrito del territorio dominicano.

La lucha por un Estado Social y Democrático de De­recho en la República Do­minicana continúa. Es una lucha incesante por la que se han sacrificado y ofren­dado sus vidas hombres y mujeres valiosos de nuestro pueblo.

Cuando por algunas cir­cunstancias esos valores y principios de democracia y libertad se ven desvirtua­dos o sometidos a riesgos y amenazas, el propio pueblo se convierte en protagonis­ta de su destino.

Al cumplirse 60 años del derrumbe de la dictadu­ra trujillista, tal vez resul­te oportuno recordar estos versos del insigne poeta Re­né del Risco Bermúdez, que dicen así:

“¿Qué le parece, General?

¡Caramba, dizque dejarlo a usted

sin su caballo!

¡Claro que ya la Patria es otra cosa!

Ya no es aquel desorden que aún narramos

Un poco desorganizada­mente

Porque es justo que hoy no comprendamos

A la Patria de ayer.

Y así es, 60 años después de Trujillo.

Si Trujillo resucitase

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba