Editorial

Sociedad conmocionada

El asesinato en Santiago de la niña Yaneisy Rodríguez, del que la Policía acusa a un individuo de 31 años y a un menor de 16, ambos con antecedentes de violación sexual, conmociona a la sociedad dominicana ya lacerada por una incontenible racha de feminicidios y altos niveles de inseguridad ciudadana.

Sponsored
Mohena Kumari Singh gives it back to troll who criticised her for hiding face in ghoonghat

Ese alevoso crimen pone al desnudo el crónico estado de indefensión que afecta a la población de niños, niñas y adolescentes desprotegida de depredadores sexuales, maltratos en el seno familiar, o víctimas del matrimonio infantil.

Yaneisy fue raptada por Franklyn Fernández Cruz (Guille) y un menor, cuyo nombre se omite por razones de ley, quienes l asesinaron a golpes y lanzaron su cadáver a un vertedero. Las autoridades están a la espera del informe forense para determinar si la infante fue abusada sexualmente.

La Policía informó que someterá a la justicia a Yaneris Altagracia Rodríguez, madre de Yaneisy, acusada de negligencia, porque pasadas las diez de la noche envió a su hija a comprar algo a un colmado donde adultos ingerían bebidas alcohólicas y en cuyos alrededores fue raptada y asesinada.

Entre los múltiples factores que producen el progresivo deterioro del núcleo familiar, se resalta la irresponsabilidad de los padres frente a sus hijos, como lo revela el exponer al peligro a una niña de cuatro años al enviarla sola casi a medianoche a un colmado.

La ley encomienda al Ministerio Público el rol de tutor de los menores, lo que incluye protegerlos de todo tipo de maltrato físico o moral, y de depredadores sexuales, encomienda que no se cumple ni siquiera mínimamente, como lo demuestra la obsolescencia del Código de Niños, Niñas y Adolescentes.

La encuesta Enhogar revela que el 41% de las adolescentes del país practica el sexo, lo que equivale a violación sexual, dado que para la ley el menor carece de discernimiento, mientras que ayer mismo una joven de 22 años fue asesinada por un hombre despechado. Las oraciones van dirigidas a Yaneisy.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba