Editorial

Solo así

El Senado aprobó ayer a unanimidad la extensión del estado de emergencia por otros 45 días, previamente refrendado por la Cámara de Diputados, como la había solicitado el Poder Ejecutivo para proseguir con el programa de contención del coronavirus.

Aunque en virtud de esa aquiescencia congresual el presidente Luis Abinader puede disponer de medidas más severas de confinamiento, como se aplica en otros países, para evitar el rebrote de la pandemia, el mandatario apuesta “por una reapertura social y económica ordenada”.

República Dominicana lleva 213 días en situación de emergencia a causa del coronavirus, sin que el nivel de contagios haya sido aplanado de manera definitiva, aunque al igual que el número de fallecidos se ha reducido moderadamente, pero persiste el riesgo de un rebrote pandémico.

El drástico nivel de confinamiento aplicado durante tan largo periodo ha ocasionado un significativo nivel de deterioro de la economía, con síntomas tan graves como la suspensión de más de un millón de trabajadores y desplome de las actividades productivas.

No se tienen seguridades de que la ampliación del toque de queda, cierre de aeropuertos, de empresas industriales, comerciales y de servicio, entre otras disposiciones ha evitado una propagación mayor de la covid-19, pero tampoco se sabe si en ausencia de esas medidas la historia hubiese sido diferente.

Es preciso llamar la atención sobre el inusitado incremento de los contagios en países con sistemas sanitarios robustos, como España, Italia, Francia, Reino Unido, donde los gobiernos han tenido que retornar a medidas de restricción como confinamiento domiciliario o al cierre de bares y escuelas.

Aquí se registra un hasta ahora cauteloso, pero imprescindible retorno a la nueva normalidad, que aunque tiene un costo de naturaleza sanitaria, alivia o reduce los efectos de una crisis económica que al igual que la pandemia, no tiene precedentes en la historia nacional y global.

Ante la extensión por otros 45 días del estado de emergencia, se reitera que la única forma de evitar que se retomen medidas severas de confinamiento ante la propagación del coronavirus, sería si la población asume con responsabilidad y devoción el uso obligatorio de mascarilla, lavado frecuente de las manos y mantener distanciamiento social. Solo así.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba