Económicas

Sumemos voluntades en defensa del sector cooperativo

Por Rafael Narciso Vargas.

Santiago–La historia del cooperativismo dominicano se ha tejido con mucha laboriosidad, constancia, encuentros y desencuentros; pero siempre extiende su marcha indetenible hacia niveles superiores de desarrollo y crecimiento, en aras de llevar redención a los sectores vulnerables que deja tras de sí el capitalismo salvaje.

Épocas de flujo y reflujo experimentamos como sector socio-económico, pero siempre manteniendo la FE en la Justeza de los principios, ideología y doctrina cooperativista, la cual ha facilitado levantar cada vez más alto el vuelo para la economía solidaria en el país.

Los distintos tipos de cooperativas existentes en el país, en el marco de la Ley 127/64 (Ley sobre Asociaciones Cooperativas), tienen diferentes niveles de desarrollo económico, financieros y tecnológico; lo que se puede constatar en las estadísticas que dispone el IDECOOP, y las que ha presentado el CONACOOP en el CENSO COOPERATIVO DOMINICANO del año 2012 y más recientemente en el ‘’Estudio de Impacto Socio-económico del cooperativismo dominicano’’.

El tamaño de cada institución cooperativa, independiente del tipo de actividad a la que se dedica, ha dependido de la visión estratégica de su liderazgo social, del empoderamiento de los socios y comunidades en el proyecto cooperativo y de alinear los productos y servicios a las demandas de los socios-clientes, montándolos sobre procesos de gestión acorde con las mejores prácticas de cada sector económico. Pequeñas, medianas y grandes cooperativas, tanto abiertas como cerradas, estamos frente al hecho de dotar de un marco jurídico apropiado, legítimos y consensuado para dar un paso al frente y sustituir el anacronismo de las actuales leyes que alcanzan al sector; tomando lo bueno de éstas e incorporando nuevas figuras jurídicas para la protección, incentivo y desarrollo del cooperativismo nacional.

La unidad inquebrantable que se mantienealrededor del CONACOOP, como Organismo cúpula de integración, representación y defensa del cooperativismo es un muro de contención frente a los distintos intereses que desde varias esferas no soportan ver el crecimiento y los aportes que realizamos en beneficio de los productores, consumidores y la población en general.

Cada cooperativa y sus asociados están en el deber de sumar sus voces y fuerzas hasta alcanzar la aprobación del Código Cooperativo Dominicano, a efecto de transformar al IDECOOP en una Superintendencia de Cooperativas de acuerdo a los nuevos tiempos y los enormes riesgos que son inherentes a la acción empresarial cooperativa.

El todo es la suma de cada una de las partes, cada quien desde su lugar, en cualquier rincón del país debe estar vigilante para apoyar la iniciativa legislativa que habrá de conocerse en la próxima legislatura 2018-2019 en el Congreso Nacional. Visitemos nuestros Diputados y Senadores para concientizarlo de la importancia de una Ley que mantenga la esencia del cooperativismo, incorporando las mejores normas internacionales de gestión, con responsabilidad social. También conversar con los ministros del Gobierno, hacer opinión en los medios de comunicación para mantener informada a la población en las distintas localidades sobre la importancia de preservar el cooperativismo y la economía solidaria, en concordancia con lo que establece la Constitución de República Dominicana.

¨¨El Cooperativismo es Solución¨

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba