Editorial

Tensión en el mundo

La confrontación entre Estados Unidos e Irán se ha recrudecido en el inicio de este año 2020, situación que ha generado una tensión mundial, porque se teme que estalle una guerra que degenere en una catástrofe.

Ante el conflicto político, militar y económico, líderes mundiales muestran preocupación, debido a que comienza a resquebrajarse la paz en el planeta y la incertidumbre se apodera de los pueblos.

De inmediato la crisis ha contribuido con la subida en un cuatro por ciento de los precios del petróleo, lo que se traduce en dificultades que afectan la economía, los mercados internacionales, el comercio y la tranquilidad de la población.

Un ataque ejecutado  por rebeldes de Irán contra la embajada de Estados Unidos en la capital de Irak,  provocó la reacción violenta de la Casa Blanca y unidades militares estadounidenses mataron al general Osseam Soleimani, quien era el comandante de élite Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní.

Tanto Estados Unidos como Irán representan en este momento un serio peligro para la convivencia pacífica, porque sus líderes centran las acciones en defensa de sus intereses y para nada parece no importarles la humanidad.

Procede que el liderazgo sensato, con el papa Francisco a la cabeza, decida intervenir y propicie un diálogo para evitar un enfrentamiento bélico de gran magnitud que ocasione una hecatombe en el globo terráqueo.

Ni Estados Unidos ni Irán tienen facultad para colocar al mundo al borde del precipicio y sus líderes deben meditar en procura de comprender la necesidad de lograr acuerdos en base a la civilidad y de esa manera asegurar que los pueblos puedan cohabitar en paz y practicar la solidaridad.

Que desaparezcan, pues, los aires de guerra en Oriente Medio por la seguridad y el bienestar de la humanidad.

Elecciones municipales e Iglesia

El Arzobispado de Santiago, por intermedio del editorial de su órgano informativo Camino, sugiere que las comunidades elijan a los mejores candidatos municipales, en las elecciones que se efectuarán el 16 de febrero de este 2020.

Se trata de una propuesta que convoca a los ciudadanos a reflexionar y  a tomar  conciencia de ejercer una ciudadanía responsable y acudir a las urnas a escoger a funcionarios capaces  y con  la voluntad política de trabajar en favor de la colectividad.

Frente a esta petición de la máxima jerarquía católica en Santiago, es pertinente que los electores adquieran conciencia y depositen confianza en hombres y mujeres que presenten programas confiables para impulsar el crecimiento de la sociedad y el pleno desarrollo humano.

Un voto consciente contribuye con la edificación de una verdadera democracia representativa y participativa y sufragar ofrece la oportunidad de seleccionar a quienes evidencian que irán a los ayuntamientos a servirle a la población y no a obtener beneficios particulares.

A elegir, entonces, el 16 de febrero a funcionarios municipales comprometidos con el bien común, la justicia social, el medio ambiente, la cultura, los deportes, la equidad, la transparencia, principios éticos y la evolución de los municipios.

Por un ejercicio democrático a la hora de votar, porque solo así habrá democracia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba