Editorial

Tiempos de prudencia

República Dominicana vive un periodo de transición que ha iniciado armónico y coordinado. Una muestra de madurez política e institucional digna de tomar en consideración.

Las dos partes, autoridades salientes y autoridades entrantes, tienen la obligación de actuar con prudencia.

Las actuales autoridades tienen facultad constitucional hasta las 10:00 del 16 de agosto. Las entrantes así deben saberlo y actuar en consecuencia, con la debida moderación.
También deben entenderlo las autoridades salientes y abstenerse, aunque legalmente tengan la facultad, de tomar decisiones trascendentes y de efectos de largo plazo.

El presidente Danilo Medina, que ha demostrado prudencia e inteligencia, requerirá redoblar la vigilancia para evitar desmanes de último minuto que puedan empañar su propia hoja de servicios.

Los colaboradores del mandatario tienen la responsabilidad de cuidar el legado de quien ha gobernado la nación durante los últimos siete años.
Hay que cuidarse también de los carroñeros que quieren aprovechar el desplazamiento del telón para cometer desmanes.

De igual manera, las autoridades entrantes, muchas de ellas ya anunciadas, tienen la obligación de utilizar este periodo para prepararse, aterrizar e identificar las acciones inmediatas.
En conclusión: prudencia y moderación en este periodo de transición.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba