Belleza

Tratamiento ‘facial de pene’: moda de lujo que adoran famosas como Emma Stone, Katy Perry o Sandra Bullock

 

Al igual que las muelas del juicio, los prepucios (piel móvil que cubre el bálano del pene) son cosas que no necesitamos como humanos, y el sector de la belleza ha encontrado un uso para ellos: tratamientos faciales de EGF (factor de crecimiento epidérmico).

El ingrediente lleva años usándose para ayudar a tratar las víctimas de quemaduras, injertos de piel, cubrir úlceras diabéticas… No obstante, ha despertado expectación después de que la actriz Kate Beckinsale confesase que su secreto antienvejecimiento eran los sérums hechos con prepucios de bebés surcoreanos.

“Después de un largo vuelo, me gusta acostarme y cubrirme la cara con una mascarilla de prepucios clonados y licuados… ¿A quién no?”, escribió la británica en su cuenta de Instagram. Dándole las gracias a su facialista Georgia Louise, agregó: “Me gustó especialmente que me asegurases que mi primera vez sería ligera de prepucios”.

¿Cómo se hace el sérum?

Se recogen los prepucios desechados de los neonatos de Corea del Sur. A los niños no se les circunda el pene específicamente para este procedimiento sino que se trata de una práctica común entre los jóvenes de dicho país, hogar de tantos bancos de células embrionarias.

Posteriormente, se extraen unas proteínas de las enzimas del prepucio que son como unas fibras muy similares al colágeno y la elastina. Estas trabajan para estimular a las células de la piel para que, a su vez, se regeneren y luzca el rostro más joven.

Los fibroblastos del prepucio se usan para clonar nuevas células que contienen una hormona del crecimiento. Como proceden de bebés, los tejidos están libres de toxinas y son de mejor calidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba