Belleza

Tres novedades cosméticas llamadas a ser tendencia en 2019

No solo las manicuras o los cortes de pelo se ven influidos por las tendencias de cada temporada; también la cosmética se impregna de los nuevos intereses de la sociedad y de los avances de la industria para evolucionar. Y si 2018 fue el año en que triunfaron a partes iguales el iluminador y el no makeup, en 2019 continuará la apuesta por embellecer al máximo la piel y evitar así el exceso de maquillaje, con una gran novedad: los productos de cuidado personalizables. También la moda por la forma de vida escandinava llegará a la cosmética y las cremas made in Suecia, Noruega o Dinamarca serán las más buscadas de los próximos meses. Y, como tercera gran apuesta de la industria, el nuevo producto que ya triunfa en internet. Sigue leyendo y descubre las tres grandes tendencias beauty llamadas a arrasar de enero en adelante.

Tendencias

1. Cosmética ‘a medida’

Una de las tendencias cada vez más en auge es la de la cosmética personalizada. Si algo repiten una y otra vez los expertos en cuidado de la piel es la importancia de adaptar tu rutina de belleza diaria a tu tipo de piel. Y es que no todos los productos, por muy superventas que sean, son adecuados para cuidar el rostro de todas. Las firmas se han hecho eco de este consejo y cada vez son más los productos personalizables disponibles en el mercado. Por ejemplo, hace solo unos días, Clinique anunciaba su gran lanzamiento de la temporada, Clinique iD, un sistema de hidratación a medida que, gracias a 3 texturas (loción, gel y gel acuoso) y 5 activos concentrados (cada uno para cada problema, desde arrugas hasta manchas), permite crear una hidratante con tratamiento personalizada (57 euros). Otra novedad que llegaba recientemente a España es la firma Sofia Bertrand, que, desde su creación, apuesta por el desarrollo de productos que se adapten a cada rostro, personalizados gracias a la unión de los diversos Boosters y las cremas, mascarillas, leches y tónicos. En el momento de aplicación, al producto elegido se le añade unas gotas del Booster adecuado para potenciar los efectos de ambos productos, creando un cóctel único de vitaminas y activos para conseguir una piel tersa, radiante y suave del rostro.

También los dermatólogos han encontrado en este tipo de productos personalizables una nueva herramienta de trabajo. La firma Universkin, por ejemplo, ha creado un sérum totalmente personalizable bajo prescripción médica. A partir de un catálogo de 19 principios activos puros, y una vez realizado un diagnóstico de la piel por parte del dermatólogo, este diseñará el sérum ideal para completar el ritual de cada uno. Para ello, añadirá un máximo de 3 principios activos a la base de Universkin Serum P, formulado, entro otros ingredientes, con aceite orgánico de camelina y ácido hialurónico (alrededor de 120 euros).

2. Productos nacidos en Escandinavia

Mucho se ha hablado de la cosmética coreana, pero parece que la escandinava podría arrebatarle su trono. Desde países como Suecia o Islandia, llegan firmas que destacan por su calidad e innovación, que han crecido gracias al boca a boca y especialmente formuladas para las condiciones extremas de frío y viento a las que se somete la piel en esos países del norte de Europa. Una de ellas, marca de culto para muchas, es Bioeffect, la primera y única del mundo que cultiva EGF (factor de crecimiento epidérmico) en plantas. Su producto estrella es EGF Serum, que ha sido calificado por el dermatólogo independiente Ronald Moy como “con diferencia lo más impresionante que he visto como producto antiedad y para la firmeza, de hecho, rivaliza con algunas técnicas que utilizamos para reafirmar la piel”.

La forma de vida natural y el espíritu sostenible de esta zona de Europa también condicionan su cosmética. La firma sueca Björk & Berries, por ejemplo, nació con el deseo de embotellar la experiencia de la naturaleza sueca: su belleza, aromas y propiedades curativas, con el abedul (Björk, en sueco) como uno de los elementos preferidos. Sus fórmulas limpias, producidas localmente en Suecia, son beneficiosas para la piel y el medioambiente; un compromiso que también inspiró la creación de True Organic of Sweden. Esta firma cosmética utiliza ingredientes ecológicos, pero no solo en sus cremas y sérums, sino también en sus envases: están fabricados con caña de azúcar.

Y aunque no es escandinava propiamente dicha, Skyn ICELAND, marca americana de culto para el cuidado de la piel, también nació en esas latitudes. Tras enfermar gravemente debido al estrés del estilo de vida de Nueva York, la creadora de la marca Sarah Kugelman recuperó su salud visitando Islandia. La pureza de ese entorno la conmovió profundamente y descubrió que las propiedades calmantes de los elementos naturales de Islandia tenían la capacidad de combatir el estrés en la piel y sus efectos, desde las erupciones hasta el envejecimiento. Sus productos, que hace unas semanas llegaban a España de la mano de Douglas Cosmetics, incorporan aguas glaciales islandesas, ricas en minerales, súper frutas del Ártico y oxígeno puro encapsulado.

bella-hadid-backstage

3. Exfoliante líquido, el éxito que anticipó internet

Es uno de los cosméticos más populares en internet últimamente, un crecimiento que puede ser resultado de que cada vez somos más conscientes de la importancia de limpiar y exfoliar la piel para tenerla sana y bonita. En la plataforma Pinterest, las búsquedas de “exfoliantes líquidos” han aumentado casi un 60% en las últimas semanas. Su función es similar a la de un exfoliante clásico (retira las células muertas de la piel, elimina los residuos de la superficie y desbloquea los poros), pero su uso es más sencillo: gracias a su textura, similar a la de un tónico, puede aplicarse con un algodón. Algunos ejemplos son el best seller de la marca Alpha H, Liquid Gold, exfoliante líquido nocturno sin aclarado; Glossier Solution, uno de los preferidos en la red; y Glow Tonic, de Pixi, un producto de culto, con ácido glicólico, aloe vera y ginseng, de venta en Sephora.

MÁS SOBRE:

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba