Belleza

Tres trucos para acabar con el pelo graso

Tener el pelo graso puede resultar muy molesto. Primero porque uno pretende tener siempre bien el pelo y, a pesar de mantener una higiene adecuada, no puede lograrlo. Y luego porque, estéticamente, llegado un determinado punto, puede resultar hasta incómodo a la vista, aparte de difícil de arreglar y de mantener el peinado que a uno le gustaría.

Se trata de pelos apelmazados, aplastados, sin volumen, sin brillo, “incluso con un olor característico, como a rancio”, afirma a Infosalus la doctora María Agustina Segurado Rodríguez, jefa de la sección de Dermatología del Hospital Universitario del Sureste de Madrid.

“Es un pelo más fino y con tendencia a la caída. Además, el exceso de grasa puede irritar la piel del cuero cabelludo y producir fenómenos de dermatitis con picor, inflamación y descamación”, señala la especialista.
Según indica, el aumento de secreción sebácea de la piel, comúnmente conocido como ‘pelo o piel grasa’, se debe a un exceso de producción de las glándulas sebáceas. “Éstas se distribuyen por todo el tegumento acompañando al folículo piloso. Hay que exceptuar las palmas de las manos y las plantas de los pies. Hay que destacar que son más numerosas en zonas como la cara y el cuero cabelludo, especialmente en el género masculino”, añade.

Tanto en la distribución de las glándulas, como en su exceso de producción, la doctora Segurado dice que existe un factor hereditario, de forma que la piel o el pelo graso se heredan dentro de los miembros de una misma familia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba