Editorial

Un Cibao con su cielo azul

A mediados de agosto pasado editorializamos sobre la campaña “Soy Yaque’’, inspirada en la necesidad de incentivar la reforestación de la cuenca del Yaque del Norte y la limpieza de las cañadas que desembocan en ese río, como la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales.

En esa oportunidad exhortamos a la población para que asumiera la defensa de ese curso de agua, de fundamental importancia para la región Cibao Central y la Línea Noroeste.

Hoy volvemos a apelar a esa sensibilidad en respaldo a la campaña por un “Cibao de Cielo Azul”, propulsada por el Ministerio de Medio Ambiente, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), que sellaron una alianza a favor de la protección de la capa de ozono y la reducción de los gases de efecto invernadero en el Cibao.

Mediante esta campaña se difundirán mensajes educativos de promoción por redes sociales, webs, publicidad exterior y medios de comunicación radiales y televisivos.

Es un esfuerzo para la protección de la salud humana y de los ecosistemas, que permitirá a Santiago insertarse en una gestión internacional conjunta, con lo cual estaría ayudando a mejorar resultados de iniciativas dirigidas a afrontar el cambio climático.

En el acto de lanzamiento sus promotores anunciaron que “Cibao de Cielo Azul” es coherente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que aseguran ciudades sustentables en sistemas de producción responsable y acción por el clima.

El Cibao merece los esfuerzos destinados a proteger su biodiversidad para dejarles a las generaciones futuras un planeta compatible con la vida.

Desde elCaribe apoyaremos toda iniciativa que contribuya a la creación de conciencia y lleve a entender que el calentamiento global no es una amenaza difusa, es una realidad que nos empuja hacia la posibilidad de un planeta vacío, donde los humanos se sumen a las especies extinguidas.

Enhorabuena un “Cibao de Cielo Azul”, porque no se puede hablar del cambio climático y del calentamiento global como un problema del futuro, sino de ahora mismo, porque seguramente mañana será tarde.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba