Editorial

Un corte parejo

El gran problema para los diseñadores de políticas públicas son los detalles, pues una de las labores con mayor grado de dificultad es tratar de englobar en un paquete actividades muy específicas, por lo que siempre será necesario enmendar en el camino.

Tómese el caso de un hotel, por ejemplo. Se dice de manera muy sencilla “cerró por un mes el hotel XX con 500 habitaciones y se suspendió al personal”, pero el hotel no cerró: no está recibiendo huéspedes, pero a las habitaciones hay que darles mantenimiento casi diario, los guardianes tienen que estar en sus puestos, al igual que los electricistas, operadores de aire acondicionado, y otros.

Como se puede apreciar, el hotel no cerró, pero dejó de percibir ingresos y por eso debe ser ayudado.

Lo mismo vale para otras actividades económicas de tanta o mayor importancia económica, social o política.

Confiamos en que el Gobierno tendrá en cuenta las características de las diferentes actividades económicas a la hora de llevar su mano amiga a todos los sectores en esta pandemia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba