Editorial

Un descuido sería fatal

Gobierno y sociedad deberían hacer un alto en la crisis generada por la interrupción de los comicios del 16 de febrero para atender la advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que el brote de coronavirus, que se ha propagado por Europa y Medio Oriente, podría convertirse en una pandemia.

Estremece sólo imaginar la posibilidad de que ese virus que ha causado 2,663 fallecimientos y más de 77 mil contagios sólo en China, penetre a territorio nacional, como lo ha hecho ya en Japón, Corea, Irán, Italia, Francia y otras naciones, cuyos gobiernos han declarado estado de emergencia sanitaria.

Aunque ya la epidemia se ha propagado por dos continentes, la OMS considera que aún no puede definirla como pandemia, pero advierte que “es momento para prepararse para ella”, lo que significa que se convertiría en una catástrofe mundial.

En ningún modo se sugiere que autoridades, liderazgo político y sociedad civil no participen activamente en los debates y reclamos sobre abordaje de la crisis derivada de la suspensión de las elecciones; a lo que se aspira es a que todos dirijan su atención hacia el grave peligro que representa el coronavirus.

Se toma como ejemplo que ese mortal virus ha penetrado en Italia, con reporte de siete muertos y decenas de infectados, un país donde residen miles de dominicanos que suelen retornar al país por lo menos una vez al año.

Haití representa uno de los territorios más vulnerables de toda América para la penetración del coronavirus, porque su ensamblaje de prevención sanitaria es casi nulo, lo que representa un peligro subsidiario para República Dominicana.

No se tiene conocimiento de que en los puertos, aeropuertos, y puntos fronterizos se hayan aplicados controles efectivos para impedir el ingreso de personas con signos de contagio, aunque el ministro de Salud ha dicho que se mantiene en observación a 27 personas que han viajado a China.

El país recibe más de siete millones de turistas al año procedentes de todos los confines del mundo, razón más que suficiente para que el Gobierno requiera asesoría de la OMS o de la Organización Panamericana de la Salud a los fines de aplicar efectivos mecanismos de prevención ante el coronavirus. Un descuido sería fatal.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba