Editorial

Un nefasto negocio

La carretera que va de Santo Domingo a Samaná, conocida como Autovía del Este, se construyó bajo un acuerdo muy especial: para cubrir los costos del proyecto, el Gobierno debe pagar un peaje “sombra” además de lo que se cobra por el paso de los vehículos.

Aunque la firma del contrato se llevó a cabo en el 2001, el gobierno había entregado la carretera a concesión durante la primera gestión de Leonel Fernández, en 1998 con un costo inicial de US$125 millones. La obra fue paralizada en el último año del mandato de Hipólito Mejía, y fue retomada en abril del 2005 por Fernández.

La vía, de 106 kilómetros desde la autopista Las Américas hasta la carretera de Samaná, fue inaugurada oficialmente el 12 de diciembre del 2008, en la gestión del entonces ministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, aunque ya estaba abierta al público.

Este Gobierno ha estado hablando de revisar el contrato que obliga al Estado a pagar miles de millones de pesos anuales, por una carretera que costó hace 11 años US$154.4 millones. Los empréstitos del siglo XIX son cosa de niños ante este nefasto negocio.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba