Editorial

Un poco de conciencia

El gobierno ha extendido otros ocho días las restricciones endurecidas la semana pasada con la finalidad de inducir una baja en los niveles de contagio del coronavirus en decenas de provincias y el Gran Santo Domingo.

Con los hospitales todavía atestados y la positividad del covid en ascenso, es lo menos perjudicial que podía suceder.

A pesar de las sugerencias para que fueran impuestas medidas endurecidas en el Gran Santo Domingo, la autoridad de salud parece haber entendido que es manejable la situación sobre la base de los controles actuales en la operación del comercio, lugares de diversión y movilidad de las personas.

Con esta decisión a la mano, se impone una pregunta que por no tener a nadie específico a quien enrostrársela, se le hace a la opinión pública: ¿Es verdad que la población va a dejar perder lo ganado en más de un año de controles y restricciones?

Es bueno poner en claro que entre las sugerencias que se oyeron antes de que el Presidente se decidiera por mantener los niveles de control actuales, hubo por lo menos una en la que se proponía el establecimiento del toque de queda desde las 2:00 de la tarde en el Gran Santo Domingo, tanto como el establecimiento de un cerco epidemiológico.

Si todavía la situación es manejable desde el punto de vista de la salud pública, la población tiene que hacer su aporte aplicando medidas de todos conocidas de tanto que han sido repetidas: evitar las aglomeraciones, no acercarse demasiado a otras personas, lavarse las manos a menudo y llevar mascarilla.

Con algo más de conciencia colectiva pronto sobrará tiempo para fiestas y tumultos en los que, por lo visto, nos sentimos como pez en el agua.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba