Editorial

Un pueblo que consume

Si queríamos una comprobación de que esta sociedad está dominada por el consumo, las cifras publicadas ayer acerca del crecimiento de la importación de bienes terminados, particularmente automóviles, electrodomésticos y alimentos, nos dan una panorámica muy clara de las tendencias del dominicano.

Y, de paso, estos datos se llevan de paro el discurso de que este es un pueblo pobre, que está sufriendo una crisis extraordinaria, en fin, que nos está llevando Judas.

De hecho, la cantidad de vehículos en circulación y las ventas anuales de cemento, por ejemplo, son indicadores de que los dominicanos estamos mejorando la calidad de nuestras viviendas y la calidad de vida. Quizás nos estamos ahogando por las deudas, pero todos queremos participar del baile de la modernidad y de la comodidad.

Por supuesto, hay una gran mayoría que no tiene acceso a los lujos, pero que se las arregla para pasarla lo mejor que puede dentro de sus condiciones materiales de existencia.

Aunque el dato pueda parecer glamoroso, no deja de preocupar.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba