Opinión

Una alianza para llegar al poder y la no para ser derrotados     

Por Luis Céspedes Peña

Ucrania, sin el apoyo de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), bajo el liderazgo de Estados Unidos, aún con un Ejército verdaderamente valiente, tres veces menor que el de Rusia, sigue su lucha contra la invasión rusa, gracias al respaldo de esa poderosa alianza internacional.

 ¡Es el ejemplo que deberían tomar los Partidos de la Liberación Dominicana (PLD), Fuerza del Pueblo (FP) y Revolucionario Dominicano (PRD), tres organizaciones políticas que, en una participación electoral, cada quien independiente, serán derrotadas por el gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Los que dentro del Comité Político del PLD y la dirección Política de la FP se oponen a una alianza electoral, en todos los órdenes, van a consumir el amargo de la derrota.

Tenemos informaciones de que cientos de dirigentes y militantes de esas tres organizaciones políticas, para no decir millares, de los que confían en una alianza para tratar de derrotar al Presidente Luis Abinader,  se proponen negociar o apoyar PRM, en caso de que esos partidos decidan participar independientes en los comicios venideros.

Una parte buscará insertarse en el actual gobierno, para no seguir fuera del poder, y otra castigar a los dirigentes nacionales que rechazan la alianza para retornar a la Presidencia, sumada a importantes triunfos en el Congreso Nacional, los Ayuntamientos y Distritos Municipales.

El alegato de esos opositores es que ellos no van a permanecer otros cuatro años más fuera del poder, por la terquedad de algunos  de los dirigentes nacionales.

Esa postura, especialmente de peledeístas y la FP, nace porque alegan que el PRM está en el poder porque los líderes del PLD, Danilo Medina y Leonel Fernández, no se pusieron de acuerdos para garantizar la victoria en los comicios pasados.

 Critican que Leonel Fernández optara por irse del PLD y la mayoría de los seguidores de Danilo Medina no trabajó a favor de la victoria de Gonzalo Castillo, lo que provocó la derrota electoral del 2020. Los perredeístas afirman que ellos hicieron su trabajo en la alianza, pero que la derrota fue causada por la división del PLD.

El mensaje es que si el PLD, la FP y el PRD no realizan una alianza para ganar la mayoría de municipios, los Distritos Municipales, la totalidad de los congresistas, así como la Presidencia de la República, se originará una gran estampida de militantes, que serán recibidos con los brazos abiertos por el gobierno PRM.

A eso hay que agregarle que el Presidente Abinader continúa haciendo contactos con alcaldes, legisladores, encargados de Distritos Municipales, regidores y dirigentes de la oposición. Esa tranquilidad que se observa en el Presidente Abinader, es fruto de las “espinas que está sembrando” el gobernante para favorecerse políticamente de la oposición. Además de que su gobierno casi no tiene oposición de ésta.

La versión que tenemos es que muchos opositores apoyarían al PRM, con votos de castigos, no vendidos y sin afiliarse al PRM. Nosotros estamos advirtiendo al PLD, FP y PRD de lo que va a suceder, para que luego de la derrota, como ocurrirá, en caso de que no haya alianza, no se comience a acusar a grupos de sus seguidores de habérseles vendidos al gobierno perremeísta. ¡Otros simplemente negociarán con el gobierno, para no esperar cuatro años más fuera del poder!

 Lo harán porque no tienen la esperanza de retornar al poder, participando divididos en las elecciones. ¡Y en ese proyecto hay militantes de todas las categorías sociales!

Lo que ocurre es que la mayoría de los altos dirigentes de las organizaciones políticas, que rechazan la alianza electoral, tiene resueltos sus problemas económicos. ¡Todos pueden esperar hasta diez años fuera del poder, porque tienen los recursos económicos necesarios para vivir!

 Es la diferencia de millones de militantes medios, bajos, muchos del Comité Central y algunos del Comité Político, en el caso del PLD, que esperan llegar al poder político para recibir un nombramiento, una pensión o una ayuda del Estado, para resolver los problemas de la alimentación, el pago del alquiler de una vivienda, gastos médicos, de la educación para hijos u otros. ¡Eso es lo que los opositores de la alianza deben entender!

En el poderoso Comité Político del PLD, aunque usted no lo crea, hay dirigentes pobres. En el Central, la gran mayoría son dirigentes de su base política, que  también es pobre.  ¡Y lo mismo ocurre con la mayoría de militantes de la FP y el PRD! En lo que respecta a la candidatura presidencial, esas corrientes políticas de oposición, que hasta el momento parece que son predominantes en el Cibao, estiman que la alianza debe ser global.

Para las candidaturas presidencial y vicepresidencial, esos grupos plantean que se haga por encuestas. El que obtenga más votos será el candidato presidencial y el menor el vicepresidencial. ¡Pero sin esperar segunda vuelta, porque ahí podría entrar la habilidad del Presidente-candidato Luis Abinader!

Es lógico que esas encuestas serían para Abel Martínez y Leonel Fernández. Eso le garantizaría la victoria a la alianza opositora. La oposición debe entender que su adversario es uno de los Presidentes más ricos de América, que no necesita robar, como tampoco lo hicieron los ex gobernantes Fernández Reyna, Medina o Hipólito Mejía. En el caso de Abinader, que es el Presidente, dudamos que robe, porque en lo personal conocemos a esa familia, la cual nació, creció y se desarrolló en base al trabajo honesto.

Pero Luis Abinader es un político que sabe usar los  recursos políticos para destruir a la oposición. La gran cantidad de obras que desarrolla el gobierno en todo el país y el uso de los fondos provenientes de la Junta Central Electoral (JCE) para conquistar opositores o manejar los medios de comunicaciones, le da una enorme ventaja al aspirante a la reelección presidencial.

El Presidente Abinader sigue fortaleciendo su principal centro de operaciones políticas, que es poderoso Cibao, que tiene 14 de las 31 provincias del país, sin el Distrito Nacional. Está desarrollando importantes obras en San Juan de la Maguana, la provincia del ex Presidente Danilo Medina, así como en todo el Sur y el Este.

En el caso de San Juan de la Maguana, está llevando el mensaje de que el gobierno del PRM está haciendo las obras que su hijo, Danilo Medina, no hizo en sus ocho años de régimen peledeísta. ¡Así de simple!

 Es una batalla, de parte del Presidente Abinader, que busca ocultar el éxito de los gobiernos del PLD, especialmente el de Medina, que trabajó para aumentar la producción agropecuaria e industrial, logrando colocar al país en el segundo lugar de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina, provocando así precios equilibrados en los alimentos, las medicinas, los servicios, los materiales para la construcción u otros, ganando de esa manera los productores y los consumidores.

Pero el Presidente Abinader realiza millares de pensiones solidarias a favor de personas de la llamada tercera edad, aumentó el Seguro Médico Subsidiado, los empleos en áreas no técnicas, para colocar a los militantes de la base del PRM y otros planes sociales, que unidos a las obras, como es el caso de Santiago, lo mantienen en el primer lugar del electorado, a pesar del alto costo de la canasta familiar. ¡Eso no debería ser, pero la desunión de la oposición fortalece al que dirige el gobierno! En conclusión, la oposición dividida no tiene opción de poder en el 2024.

¡Gracias por leernos!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba